La esperada solución al carga y descarga en la Plaza Mayor, "en un cajón de Fernando Rodríguez"
Cyl dots mini

La esperada solución al carga y descarga en la Plaza Mayor, "en un cajón de Fernando Rodríguez"

Carga y descarga en la Plaza Mayor este 6 de septiembre (Foto: Félix Oliva)

El PSOE acusa al concejal de guardarse la nueva ordenanza de tráfico porque apunta medidas contra la doble fila o el caos del carga y descarga en el centro.

Los grupos municipales llevan todo este 2018 esperando a que se les desvele el proyecto de la nueva ordenanza de tráfico, que debe incluir cambios para adaptar Salamanca a los nuevos modos de movilidad como los patinetes, y que también servirá para poner límite al desaguisado del carga y descarga, especialmente en la Plaza Mayor y el centro de la ciudad. El documento ya existe, y se sabe qué cuestiones debería abordar, pero no ha salido a la luz. El motivo, el miedo a aprobar medidas que puedan resultar impopulares.

 

Esta es la explicación que da el portavoz del PSOE, José Luis Mateos, a la falta de información por parte del equipo de Gobierno. El anteproyecto existe y contiene las propuestas técnicas por parte de la jefatura de la Policía Local para esta nueva ordenaza. Se sabe incluso que habrá cambios en el carga y descarga, un horario que no se respeta y que convierte la Plaza Mayor en un parking cada mañana. Pero a pesar de las preguntas de cada semana en comisión informativa, silencio absoluto por parte del equipo de Gobierno.

 

"La ordenanza la tiene Fernando Rodríguez, con tantas otras cosas, en un cajón metida y no quiere sacarla", ha dicho Mateos. "Sabemos que existe un borrador, pero hay alguien que no quiere darlo a conocer", ha insistido el portavoz socialista, que cree que el motivo es claro: "hay medidas que no gustan o que van en contra de lo que se está permitiendo". Hace unas semanas, el PSOE exigió que saliera a la luz.

 

Y así es, con toda seguridad, ya que la ordenanza de tráfico debería ir contra cuestiones como la doble fila escolar, en la que el Ayuntamiento ha optado por una total permisividad, o el problema del carga y descarga en la Plaza Mayor, sobre el que también se ha optado por dejar hacer. Eso se traduce en un continuo trasiego de camiones y furgonetas en la plaza que han acabado con su profundo deterioro. Algo que se une al constante uso del monumento para actividades que la tienen ocupada tres de cada cuatro días al año.

 

El grupo socialista ha sido el más activo en reclamar una solución. De hecho, este mismo miércoles ha insistido en que se hace un uso excesivo de la plaza. Hace cerca de tres años que empezó a pedir un cambio para proteger la Plaza Mayor de los problemas que genera el tráfico de carga y descarga. Y hace un año que logró arrancar el compromiso de que se regularan límites de peso para evitar la presión que hacen los vehículos sobre el monumento. La insistencia del grupo socialista y concejales como Arturo Santos ha calado y por eso el equipo de Gobierno reconoció que habrá cambios en el carga y descarga del centro.

 

 

Los problemas que genera

 

El primer aspecto es clave en el desgaste que sufre el pavimento de la plaza y su estado irregular. No hay más que observar el tráfico durante el periódo de carga y descarga para comprobar que entran en la plaza vehículos de todo tipo, incluso camiones grandes. El objetivo de la nueva ordenaza es establecer algún límite de tonelaje para conseguir que el necesario reparto para abastecer a bares y restaurantes se haga con furgonetas y se eviten los vehículos pesados y de gran volumen.

 

Es evidente que este tipo de vehículos generan un mayor desgaste y hundimiento en las losas que forman el pavimento de la plaza, pero es que además son los que dejan los 'raspones' tan visibles que hay en muchos arcos. A la Plaza Mayor se entra por determinados puntos y el arco de acceso principal es el de la calle Toro, que está marcado con numerosos rozones por el impacto de las cajas de los camiones de mayor volumen.

 

Por otro lado, con frecuencia muchos vehículos de los que circulan por la Plaza Mayor en horas de carga y descarga la usan como zona de paso: no entran para hacer un reparto sino para 'atajar' camino de otras zonas abiertas al tráfico. Es una práctica palpable que se observa cada día. La nueva ordenanza pondrá más atención en vigilar este tipo de circulaciones que añaden desgaste a la plaza y aumentan la circulación.

 

Otro aspecto que se puede vigilar es el del estacionamiento de vehículos de carga y descarga. Es frecuente ver como los camiones y furgonetas de reparto se acumulan y permanecen durante muchos minutos en la plaza del Corrillo o en la calle la Rúa. Esto genera estrecheces para el paso de los peatones y situaciones de riesgo por la cantidad de vehículos. También habría que analizar si es necesario establecer algún tipo de autorización para circular. Actualmente, una pareja de la Policía Local vigila la circulación en la plaza... aunque muchas veces se ausentan por otras necesidades de servicios. El acceso a la plaza no tiene control y muchas veces da la sensación de que cualquier furgoneta rotulada puede campar a sus anchas.