La esperada reforma de la Chinchibarra: el proyecto que llevará ascensores a este barrio salmantino
Cyl dots mini

La esperada reforma de la Chinchibarra: el proyecto que llevará ascensores a este barrio salmantino

Zona de la Chinchibarra (Foto: Google)

La reforma arranca con la rehabilitación de las zonas interiores, pero debe proporcionar calles más habitables y, de manera muy especial, ascensores en un barrio con muchos edificios que carecen de ellos.

Más de dos años después de su aprobación, el barrio de la Chinchibarra ya está listo para iniciar una profunda reforma que necesita hace años y que empieza con el proyecto para la  reforma de sus áreas interiores por unos 650.000 euros y un plazo de diez meses. Será la primera parte de una actuación que tiene que mejorar mucho este barrio y que supone el triunfo final de la asociación del barrio, que hace tiempo que anhela estas mejoras para los más de 5.000 salmantinos que viven en esta zona de la ciudad.

 

El proyecto global ronda los 3,5 millones y proporcionará ascensores, iluminación y aparcamientos en una zona con edificios y vecinos que necesitan estas mejoras. Ha habido que esperar, pero  la declaración del Área de Regeneración Urbana (ARU) de Chinchibarra incluye entre sus mejoras resolver los problemas de aislamiento de fachadas y cubiertas para dotar a las viviendas de una mayor eficiencia energética, así como dotar a los bloques de ascensores externos para facilitar la accesibilidad a las y los vecinos.

 

El plan especial de rehabilitación está aprobado desde finales de 2018. Delimita una superficie de actuación de casi 10.700 metros cuadrados y la rehabilitación de 221 viviendas. Se establece este ámbito de actuación a fin de llevar a cabo actuaciones de rehabilitación y regeneración para paliar las deficiencias que presentan los edificios residenciales, en los que se ha detectado falta de ventilación de los forjados sanitarios, ausencia de accesibilidad, ausencia de aislamiento térmico e instalaciones en la fachada que no cumplen la normativa.

 

En lo relativo a los espacios urbanos, se han detectado pavimentos muy deteriorados en las calles Hortensias, Riofrío y Crisantemos, y barreras arquitectónicas con falta de aparcamientos para personas de movilidad reducida, e inexistencia de accesibilidad entre vía pública y edificios, así como el alumbrado con lámparas de alto consumo. En este sentido, la intervención propuesta se centra en resolver los problemas de accesibilidad horizontal y vertical de los bloques, la mejora de las fachadas y mejorar su envolvente térmica, así como la revisión y reparación de las instalaciones de fontanería, electricidad y telecomunicaciones.

 

El desarrollo del ARU permitirá, entre otras medidas, mejorar el aislamiento de cubiertas y fachadas y dará permiso para colocar ascensores externos en muchos edificios que carecen de ellos y que no tienen espacio previsto en el interior para poder ponerlos. El plan no es otra cosa que el resultado de las reivindicaciones de una asociación de vecinos constituida  para conseguir que este barrio tenga su propio plan de rehabilitación.

 

De hecho, el plan es iniciativa de una veintena de bloques que se agruparon para pedir ayudas oficiales para rehabilitación. Eso obligó al Ayuntamiento de Salamanca a diseñar el plan conjuntamente con las administraciones estatal y regional. Entre otras cosas, el hecho de contar con un plan es necesario para poder poner ascensores ocupando suelo público o reurbanizar las calles. Precisamente los ascensores son una necesidad especial de este barrio, que está contemplado como uno de los destinatarios de las ayudas de 4.500 euros del primer plan municipal de rehabilitación.