La España vacía... ¡y tanto!