La escuela de pastores de Gomecello presume de una de mayores de instalaciones autónomas fotovoltaicas

Instalación fotovoltaica de la escuela de pastores de 'Puentevida' en Gomecello

La localidad salmantina de Gomecello cuenta con "una de las instalaciones autónomas fotovoltaicas más grandes de España", que "garantizará la sostenibilidad energética" de la escuela de pastores y fábrica de quesos de la asociación 'Puentevida'. 

Según la Fundación Energía Sin Fronteras (EsF), esta instalación, a 16 kilómetros de la ciudad de Salamanca, tiene una potencia equivalente a la que precisaría la electrificación de una veintena de viviendas rurales y a la capacidad de almacenamiento de más de 650 baterías de automóvil.

 

Para su puesta en servicio, según EsF, la Asociación de la Industria Eléctrica (ASIF) es la principal entidad que financia la obra, con una aportación de 62.500 euros, procedente del fondo de cierre de su actividad.

 

A este apoyo económico de ASIF se ha sumado la donación de los paneles nuevos por parte de la empresa Acciona y una aportación económica de la Fundación Energía sin Fronteras.

 

En cuanto a la asociación 'Puentevida', con base en su Casa de Acogida de Salamanca, se dedica a la integración de jóvenes y refugiados y, como complemento, tiene en la finca de Gomecello, donada por la Junta de Castilla y León, que alberga una escuela de pastores, donde se imparten cursillos para el manejo de rebaños de ovejas y una fábrica que produce los quesos 'Mil caminos'.

 

Además, la finca dispone de "una amplia extensión de terreno" destinado a prácticas de horticultura, en la que "muchos de sus jóvenes alumnos participan ya en labores agropecuarias en las comarcas limítrofes".

 

El nuevo proyecto energético ha sido desarrollado por el grupo de Generación Aislada de Energía sin Fronteras, dirigido por Jesús Espinosa, ingeniero voluntario de Energía sin Fronteras.

 

Se basa en un sistema aislado fotovoltaico de 34 kW que, junto al ya existente, proporciona al complejo una potencia de 45 kW, equivalente a la que precisaría la electrificación de una veintena de viviendas rurales y a la capacidad de almacenamiento de 650 baterías de automóvil.

 

La Fundación Energías Sin Fronteras (EsF), fundada en el año 2003, tiene como misión "extender y facilitar el acceso a los servicios energéticos y de agua potable, de modo continuado, a los que todavía no los tienen, o los tienen en condiciones precarias o por procedimientos rudimentarios e inadecuados".

 

De esta manera, desarrolla, en colaboración con contrapartes locales, proyectos de instalaciones de electrificación, de captación, tratamiento y suministro de agua potable y de formación en ambas materias.