La escasez de bebidas alcohólicas planea sobre la Navidad: algunas marcas tendrán "complicado" llegar a tiempo
Cyl dots mini

La escasez de bebidas alcohólicas planea sobre la Navidad: algunas marcas tendrán "complicado" llegar a tiempo

Archivo.

Algunos productos alcohólicos han desaparecido del mercado y aún no hay fecha para que vuelvan. Faltan materias primas y la demanda se ha disparado por miedo al desabastecimiento.

La hostelería y los supermercados de Salamanca contienen la respiración ante la escasez de algunas bebidas alcohólicas. Falta de materias primas, problemas en el transporte, picos en la demanda y una industria que no acaba de coger velocidad de crucero son los factores detrás de una crisis de consumo que ya dura varias semanas y que amenaza la campaña de Navidad.

 

El presidente de la Asociación de Distribuidores de Alimentación y Hostelería de Salamanca, Juan Ramón Sánchez, trata de aclarar qué esta sucediendo. Por una parte, confirma que es verdad que "hay cierta escasez" de productos de "algunas marcas, de algunas multinacionales, más que otras. No hay una una causa única para todos los productos, pero es cierto que hay cierta escasez". Eso sí, matiza que "no para todas las marcas ni productos por igual. Ha sido más escadaloso porque son marcas líderes y por eso se nota más".

 

Los distribuidores salmantinos detectaron el problema hace tiempo: "Algunas marcas llevan dos, tres o cuatro semanas sin productos. Otras no es que no tengan, pero restringen las entregas, sobre todo eso". La pregunta a cuándo volveremos a la normalidad, sin embargo, no tiene respuesta. "En algunos casos decían que en 15 o 20 días y no ha sido así. En otros casos, la segunda quincena de noviembre debería mejorar bastante, sobre todo por la que se nos viene de cara a la Navidad, porque si no puede ser una hecatombe". De hecho, ya advierte de que algunas bebidas van a tener "complicado" llegar a tiempo a Navidad.

 

Las causas detrás de esta escasez están lejos de las fronteras de Salamanca. "Se unen varios factores", enumera Sánchez, "como la escasez de materias primas y generalmente de materias accesorias, tanto del líquido como de la botella, el cartón, la cápsula de la etiqueta, problemas en el transporte, problemas en los fletes de los que vienen de importación...". Y en algunos casos de bebidas "superpremium", la "especulación" de los consumidores asiáticos, donde "pagan más" que en Occidente "y se lo llevan". En resumen "no hay una causa única".

 

Los distribuidores también piden responsabilidades a las empresas productoras. "En el fondo, sin duda hay falta de previsión de las multinacionales", zanja Sánchez. El consumo de productos alcohólicos cayó un 80% el año pasado "y de julio para acá les ha pillado esto. Son grandes multinacionales y poner a funcionar todo cuesta mucho".

 

El mercado del alcohol "venía de una caída bestial" y la recuperación "quizá ha sido demasido virulenta y rápida y ha pillado a los productores con el pie cambiado. No es lo mismo una bodega pequeña que se quede sin producto que una multinacional que produce cientos de miles de cajas a la semana". El pico en la demanda ha sobrepasado la capacidad de respuesta de los productores, que quizá esperaban una recuperación más atenuada.

 

La Federación Española de Espirituosos apunta en una dirección parecida. Creen que "las eventuales roturas de stock de bebidas espirituosas no son generalizadas" y "son consecuencia de la crisis mundial en el transporte, que afecta al comercio internacional y al aprovisionamiento de materias primas". Desmienten  "categóricamente" que esta situación coyuntural se deba a un aumento exponencial del consumo, sino a problemas derivados de la inestabilidad en los mercados, recoge E. Press.

 

Acopio de bebidas

 

Al final de esta cadena de eslabones compuesta por materias primas, transporte mundial y falta de previsión empresarial están los consumidores. La "escasez" a la que aludía el presidente de los distribuidores de Salamanca "se acentúa". Los hosteleros, grandes cadenas, supermercados... quieren curarse en salud, tratan de comprar más productos para almacenarlos "y el problema se multiplica" porque sube la demanda pero la no la oferta.

 

En Salamanca no se puede hablar de acaparamiento "porque el alcohol es un producto caro", pero "sí es cierto que el que pedía una caja pide dos y el que pedia dos pide cuatro". Sánchez explica que "han estado cerrados hasta hace cuatro días y ahora que han abierto tienen problemas de suministro. Hay que ponerse en su lugar". Ellos "intentan cubrirse las espaldas" almacenando más cajas de bebidas, pero el mercado no da más de sí y la situación "se ha ido agravando". La Federación Española de Espirituosos confía en que esta situación sea coyuntural, aunque la Navidad está prácticamente llamando a la puerta.

Comentarios

ERNEST 10/11/2021 16:35 #1
ME VEO EXPRIMIENDO LOS BOMBONES CON LICOR!!!!....

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: