La ermita de Yecla de Yeltes lucirá más y con menor coste

(Foto:Víctor Álvarez)

El Plan Románico Atlántico mejorará el ahorro energético de la ermita de Yecla de Yeltes

La ermita salmantina de la Virgen del Castillo, ubicada en el castro de Yecla de Yeltes (Salamanca), será la próxima intervención que abordarán los técnicos del Plan Románico Atlántico.

 

Este plan es un proyecto de colaboración transfronteriza para la conservación del patrimonio cultural en el que intervienen la Junta de Castilla y León, la Fundación Iberdrola, la Secretaría de Estado de Cultura de Portugal y la Fundación Santa María la Real, además de las Diócesis de Zamora, Astorga, Salamanca y Ciudad Rodrigo.

Los vecinos de la localidad salmantina de Yecla de Yeltes han podido conocer “de primera mano”, a través de una charla informativa con técnicos del proyecto, cómo se llevará a cabo la actuación en la ermita de la Virgen del Castillo.

 

El historiador Víctor Álvarez y el arquitecto Daniel Basulto han sido los encargados de explicar al párroco y al resto de asistentes a la charla informativa celebrada en la iglesia parroquial de San Sebastián, que la intervención se divide en tres partes.

 

Por un lado, está la intervención arquitectónica que consistirá, fundamentalmente, en el retejado de la cubierta que será renovada sustituyendo las actuales ventanas por una placa translúcida “que tamiza el paso de la luz pero mantiene la homogeneidad con el resto de la cubierta de teja”, ha explicado Daniel Basulto.

 

El arquitecto también informaba de que se renovarán las carpinterías con el fin de garantizar las condiciones higrotérmicas del edificio y para facilitar su ventilación.

 

MONITORIZACIÓN E ILUMINACIÓN

 

Además, la ermita será incluida en el Sistema de Monitorización del Patrimonio (MHS), desarrollado por la Fundación Santa María la Real que permite controlar determinados parámetros ambientales con el fin de “garantizar la conservación preventiva, tanto del edificio como de sus bienes muebles”.

 

En este apartado de nuevas tecnologías, se procederá también a la renovación del sistema de iluminación. “Será el primer templo de Románico Atlántico que cuente con una iluminación autónoma. Es decir, que el sistema se alimentará mediante unas placas fotovoltaicas, instaladas en el exterior del templo, sin necesidad de conexión a la red general”, ha incidido Basulto.

 

La nueva iluminación se adecuará, además, a las características de la ermita y cumplirá dos “funciones esenciales: facilitar el correcto desarrollo del culto y resaltar algunos elementos arquitectónicos o artísticos destacados”.

 

La actuación se completará con el diseño en el exterior de la iglesia de un retablo que sirva para mejorar las condiciones de celebración de la tradicional romería de la Virgen del Castillo.