La 'entrañable amiga' Corinna, una 'falsa' princesa desde 2005

Corinna, en el centro de la imagen

Malas noticias para Corinna Sayn-Wittgenstein. La 'amiga entrañable' del Rey Juan Carlos ha sido desmontada por su exmarido al no ser princesa ni tener derecho al título de Alteza.

Así lo ha descubierto La Otra Crónica de El Mundo después de hablar con el exmarido de Corinna al recibir un comunicado este pasado martes del príncipe Alexander zu Sayn Wittgenstein Sayn, exsuegro de la ya 'no princesa': "No tengo ningún acuerdo con Corinna para usar el apellido, ni tampoco mi padre. Durante años le hemos dicho tanto mi padre como yo que no tiene derecho a usar el título. [...] Hemos hecho un comunicado oficial y no queremos entrar más porque queremos mantener la armonía en la medida de lo posible por el bien de Alexander".

 

El comunicado al que se refiere el exmarido de Corinna es el que recibió la corresponsal de este diario en Alemania: "De acuerdo con la ley alemana y el código de Familia de la Casa Real Sayn Wittgenstein Sayn es Corinna Larsen Adkins, desde el divorcio con nuestro hijo, el príncipe Casimir, el 5 de octubre de 2005. Ya no tiene derecho al título de 'princesa' o el título de Alteza (S.A.S)".

 

Con estas palabras, la que fuera familia política de Corinna trata de evitar que se siga asociando a su nombre un título que no le corresponde desde hace doce años. Una situación que tampoco quieren que trascienda por el bien de Alexander, el hijo en común que tuvieron la 'amiga entrañable' del Rey y el príncipe Casimir.

 

Por su parte, el círculo cercano de la destronada princesa afirma al periodista Martín Bianchi de Vanity Fair que ella nunca  afirmó que tuviera este cargo sino que fueron los medios los que se lo adjudicaron: "Son los medios de comunicación los que se empecinan en llamarla princesa, pero ella no utiliza el título en su trabajoNo figura ni en su website, ni en la firma de sus correos, ni en sus tarjetas de presentación ni en sus invitaciones. Para ella, eso no tiene ninguna importancia a la hora de hacer negocios. Con suerte, le permite conseguir una mesa mejor en un restaurante, poco más".