La empresa de origen salmantino Global Exchange finalizó 2016 con un beneficio de 9,6 millones

La empresa que nació en Fuentes de Oñoro tiene ya oficinas hasta en Australia

Global Exchange ha cerrado el año 2016 con un beneficio antes de impuestos de 9,7 millones de euros, lo que supone un 10% menos en comparación con los 10,8 millones contabilizados un año antes, debido a la influencia negativa de los tipos de cambio y a la inversión en expansión.

"A pesar de unos datos positivos a cierre de año, los resultados económicos se han visto mermados por la influencia negativa de los tipos de cambio y por una significativa inversión en su expansión internacional afrontando la apertura de 55 nuevas oficinas, lo que ha supuesto un incremento de 2,3 millones de euros de gastos en la cuenta de resultados", explica la compañía en un comunicado.

 

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la compañía especializada en cambio de moneda en aeropuertos y zonas de gran afluencia turística ha alcanzado los 13 millones de euros, un 4,4% menos en comparación con el ejercicio de 2015.

 

El presidente de Global Exchange, Isidoro J. Alanís, ha destacado que los resultados obtenidos en 2016 vinieron marcados por el crecimiento orgánico de la compañía y la entrada en nuevos mercados estratégicos como Australia, Dinamarca y Rusia.

 

En 2016, Global Exchange ha gestionado un volumen de compraventa de divisas de 826 millones de euros, un 26,3% más que el año anterior. Esta cifra se ha visto impulsada por el aumento en el número de clientes atendidos, que ascendió a 4,8 millones el año pasado, casi el doble que en 2012.

 

235 OFICINAS

 

La compañía, con sede en Salamanca, ha cerrado el ejercicio 2016 con 235 oficinas distribuidas en 55 aeropuertos internacionales en 20 países.

 

En 2016, además de su entrada en Australia con 21 oficinas en el aeropuerto internacional de Sídney, continuó su expansión por Europa con varias aperturas en Dinamarca, en los aeropuertos de Copenhague y Bilund, y en Rusia, donde abrió cinco sucursales en los tres principales aeropuertos del país.

 

En América Latina, donde la compañía ya es líder, abrió ocho nuevas oficinas en el aeropuerto internacional de Río de Janeiro en Brasil.

 

PLAN DE INVERSIONES

 

Esta expansión de Global Exchange ha ido aparejada de un incremento de las inversiones en el marco de su plan estratégico 2012-2016, que completó con un balance "muy positivo".

 

Fundada en 1996 en Fuentes de Oñoro, Global Exchange ha pasado de tener presencia en doce países a 20 países en cuatro años, multiplicando por diez sus inversiones desde los dos millones en 2012 a los 21,5 millones de euros en el año 2016.

 

Por su parte, la plantilla de la compañía se ha triplicado en los últimos cuatro años hasta alcanzar los 1.900 empleados en todo el mundo, de ellos más de 400 trabajan en España.