La eliminación de los pasos a nivel de Gomecello termina con cinco largos años de espera

Paso a nivel (ARCHIVO)

Adif licita las obras para la supresión de dos pasos a nivel de Gomecello. La supresión de estos pasos a nivel mejorará notablemente los parámetros de seguridad, confort y tiempos de viaje

Adif ha aprobado al fin la licitación de las obras para la supresión de dos pasos a nivel situados en el término municipal de Gomecello (Salamanca) y pertenecientes a la línea férrea de ancho convencional Medina del Campo-Salamanca. Un trámite con el que se da un paso definitivo para eliminar estos peligrosos pasos, los últimos que quedan en la línea electrificada, y que han tenido que esperar muchos años.

 

La obra está licitada por más de 7,2 millones de euros y un plazo de ejecución de 22 meses, está condicionada a la autorización del Ministerio de Fomento. La supresión de estos pasos a nivel mejorará notablemente los parámetros de seguridad, confort y tiempos de viaje. El primero está a medio kilómetro del pueblo en tierras agrícolas y se salvará con un paso elevado; y el segundo se eliminará con un paso inferior. Por eso es una obra fundamental, pero se ha retrasado constantemente por una mezcla de desidia, complicaciones y trámites postergados.

 

La intención es que se licite la obra antes de que acabe el año para poder ejecutarla cuanto antes. Ha sido el actual Gobierno el que ha acelerado los trámites, que se habían estancado con el anterior Ejecutivo, que llevaba años prometiendo una obra que no llegaba nunca. El nuevo Ejecutivo consideraba prioritario hacerlo ya que la actuación lleva comprometida desde enero de 2013 y había protagonizado varios anuncios infructuosos de los ministros de Rajoy y parlamentarios del PP en Salamanca. En varias ocasiones se ha anunciado la obra, incluso se dijo que se iba a licitar antes de acabar 2017.

 

 

Esperando desde 2013

 

En septiembre de 2016, Adif anunciaba primero que suprimiría los pasos a nivel en los puntos kilométricos 63/192 y 64/552; y días después anunciaba también que iba a empezar los trámites para expropiar unas 80 parcelas para hacer la obra. Con estos dos anuncios parecía que se desbloqueaba la situación después de más de tres años. Hay que recordar que en enero de 2013 anunció la supresión de estos pasos a nivel en Gomecello, pero que agosto de 2016 estas obras no estaban en el listado de las que iba a ejecutar Adif en un plan para eliminar pasos a nivel en toda España. 

 

Meses después, en enero de 2017, Adif anunciaba que durante este año se licitarían las obras para eliminar estos dos peligrosos pasos a nivel en Gomecello por una cuantía de 7 millones de euros; en 2012 suprimir otros dos costó un millón de euros. Sin embargo, Fomento se veía obligado a adaptar el proyecto ya redactado de la supresión de pasos a nivel a un cambio de normativa y a las nuevas características de la línea. Eso atascó los permisos.

 

La supresión de estos dos pasos a nivel debería ser prioritaria según ley: en la línea circulan trenes a más de 160 km/hora. Pero es que, además, mientras no se eliminen estos dos pasos a nivel, los últimos de la línea electrificada, el Alvia Madrid-Salamanca no podrá rodar a 220 km/hora, con lo que mejoraría los tiempos de viaje. 

 

 

Una actuación prioritaria

 

En virtud de la actual legislación, el tráfico de vehículos que registra un paso a nivel es el factor determinante para determinar si ese cruce de la carretera con una línea de tren debe suprimirse o bien contar con distintos niveles de protección (instalación de barreras o semibarreras automáticas, señalización vertical, señales sonoras o acústicas, entre otras). De momento, el de Gomecello está con barreras automáticas, señalización y señales luminosas y sonoras.

 

Según la normativa actual, deben suprimirse, siempre que exista disponibilidad presupuestaria, los pasos a nivel en líneas en las que los trenes circulen a velocidades superiores a 160 km/h y en aquellos en los que la relación entre el número de trenes y los automóviles que lo cruzan a diario sea igual o superior a 1.500. El coste de la operación lo asumirán Adif, el ministerio o ambos. Es el caso de esta línea, que está electrificada y por la que circulan los trenes de la conexión Salamanca-Madrid.