La eliminación de las comidas a los médicos y enfermeras de guardia "es demagógico y triste"

Desde el sindicato médico CESM añaden, además, que saldrá más caro "pues hay que pagar una multa por la rescisión del contrato" a las empresas concesionarias

La medida de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León de eliminar las comidas, cenas y desayunos de los profesionales que hagan guardias en Salamanca para ajustar los costes ha sentado muy mal entre el colectivo de médicos y enfermeras, que esperan al día 1 de julio para comprobar el alcance de este 'ajuste'.

El doctor Kenneth Thompson, portavoz del sindicato médico CESM, asegura que esta medida es "demagógica, hecha simplemente para contentar a la opinión pública y a la gente que no sabe qué hay por dentro".

"Nosotros no queremos que nos den de comer gratis, queremos comer en nuestras casas, pero como sabemos que en el hospital debe haber gente las 24 horas, son dietas imputables al trabajo", reconoce. "Es como la bata, el fonendo o los ecógrafos... algo necesario para trabajar", añade Thompson.

Además, el galeno asegura que "la cuestión de fondo que debe saber la gente es que va a salir más caro no dar las comidas que seguir haciéndolo, puesto que hay contratos con lesas que suministran la comida que va a haber que rescindir, con la multa que conllevará", asegura. Incluso va más allá y apunta que "es más barato pagar una dieta que otras medidas como compensarlas como gasto imputable al trabajador".

"Sinceramente, nos da igual llevar el 'tupper', pero es muy triste que hayan hecho algo así unilateralmente, sin hablar con la Junta de Personal ni con el Sindicato Médico, que es lo que deben hacer para que no sea una medida unilateral absurda".

En cuanto a las posibles irregularidades existentes entre algunos profesionales que se benefician de los menús gratuitos sin estar de guardia, Thompson concluye: "Eso es un delito y yo de delincuentes no hablo".