La elevada presión fiscal penaliza la libertad económica de los contribuyentes de Salamanca
Cyl dots mini

La elevada presión fiscal penaliza la libertad económica de los contribuyentes de Salamanca

Un estudio recomienda al ayuntamiento rebajar la carga fiscal del ayuntamiento a los salmantinos en forma de menos impuestos.

La elevada presión fiscal, el montante de lo que pagan los salmantinos en tasas e impuestos, penaliza la denominada libertad económica, un concepto que incluye el presupuesto del Ayuntamiento de Salamanca, su plantilla o los contratos municipales, y que marca las posibilidades de desarrollo de los ciudadanos. Una situación que se repite y que ha ido a peor según el índice ILECE, que mide la libertad económica de las capitales de provincia. Salamanca ocupa el puesto 35 y ha perdido tres puestos, a la baja, tras empeorar su nota.

 

El ILECE mide cuánto impulsa o retrae cada ayuntamiento la libertad económica de su ciudad. Elaborado por la Fundación para el Avance de la Libertad, avisa de que la alta presión fiscal municipal es uno de los factores que lastran la posición de las grandes ciudades, y en el caso de Salamanca es precisamente la mayor tacha que le pone el informe al Ayuntamiento.

 

Según el informe, "es preciso reducir la carga fiscal general que aplica el ayuntamiento a los salmantinos", motivo principal por el que el municipio está en el puesto 35 de libertad económica con una valoración insuficiente. De hecho, su presión fiscal es una de las más altas de las ciudades medianas según el informe. En concreto, destacan por su altísima presión fiscal Lleida, Tarragona, Huelva, L'Hospitalet de Llobregat, Salamanca y, de manera muy especial, la ciudad de Marbella, que se queda en 5,58 puntos sobre los treinta posibles en materia de fiscalidad municipal. Las ciudades de Barcelona, Madrid, Valencia y Bilbao son las que presentan mayor presión fiscal entre las grandes urbes, lo que les lleva a suspender también en materia de libertad económica. Salamanca marca un 11,19 en el área de presión fiscal. 

 

Por su parte, las ciudades donde mayor alivio fiscal tienen los ciudadanos por parte de sus ayuntamientos son Pamplona (con 16,18 puntos), San Sebastián (15,75), Santa Cruz de Tenerife (15,59) y Leganés (15,38). Estas cuatro ciudades son las únicas, de las cincuenta analizadas, que aprueban específicamente en materia tributaria.

 

Esta valoración de la presión fiscal parte de un análisis que incluye la recaudación total de impuestos y tasas, desde el IBI y su gravamen, al IAE o el impuesto de vehículos, pasando por las tasas o la zona azul de aparcamiento. Salamanca bajó el IBI un 5% en 2019, pero esa bajada no se ha repetido, y sigue siendo una de las capitales con este impuesto más alto. Vehículos es otro de los impuestos en puestos altos del ránking, ya que se paga más que en ciudades similares. Por contra precios como los de la zona azul, el bus o los servicios municipales llevan años congelados, pero la situación de los grandes impuestos lo neutraliza.