La electrificación férrea hacia Fuentes de Oñoro sigue sumando retraso y compromete su fecha de puesta en servicio

Trabajos de electrificación Foto: F. Oliva

El proyecto lleva prometido desde 2015, perdió en trámites todo 2017 y el primero de los tres contratos de que se compone se ha formalizado este febrero: el resto están pendientes de adjudicación. El contrato clave, el de las subestaciones para dar tensión eléctrica al tren, está pendiente de contratista.

Los plazos de la electrificación de la línea férrea de Fuentes de Oñoro siguen estirándose. Semana a semana, sigue sumando un retraso que supera los dos años que se han ido en trámites sin que siquiera hayan empezado unas obras que se prolongarán durante no menos de 18 meses. Un horizonte que lleva una posible fecha de terminación más allá del mes de julio de 2019, y que no asegura la puesta en funcionamiento porque sigue pendiente de un contrato clave: el de las subestaciones eléctricas para proporcionarle energía. Este último contrato ha generado un cruce de declaraciones entre PSOE y PP con las constantes demoras en la inversión y la falta de compromiso con Salamanca como telón de fondo. Y también una reacción de Adif, que ha confirmado que va a licitar estos contratos.

 

La electrificación de la línea férrea convencional hacia la frontera quedó desbloqueada en diciembre con la adjudicación del primer contrato después de casi un año de espera. Fue sólo el anuncio y no implicaba el inicio de las obras. De hecho, Adif lo ha hecho público en la plataforma del contratante con fecha del 6 de febrero de 2018, hace una semana. Son 34 millones de euros para poner las catenarias, los postes y la estructura aérea que da tensión eléctrica que permita circular a trenes modernos por esta línea que, eso sí, conservará el ancho de vía antiguo, el 'Ibérico'. Sólo a partir de ahora se podrán poner en marcha las obras, que están previstas para 18 meses.

 

Eso lleva la fecha mínima para la finalización a más allá de julio de 2019... pero seguirá sin estar terminada la electrificación. La inversión necesaria para modernizar el tramo Salamanca-Fuentes de Oñoro, anunciada por Adif en 66 millones de euros, se divide en tres contratos. El único adjudicado es el de la construcción de la catenaria y quedan otros dos. El próximo puede ser el de las obras para construir las subestaciones, las líneas de alta tensión, los centros de autotransformación y los de telemando por 28 millones de euros. Para resumir, se trata de las obras para llevar la energía necesaria para hacer operativa la electrificación.

 

 

SIN ELECTRICIDAD

 

Sin este contrato, no serviría de nada tener acabada la infraestructura: aunque estuviera puesta toda la catenaria y el resto de  infraestructuras, sin tensión eléctrica no podrían circular los trenes de hasta 200 km/h prometidos. Este nuevo contrato se ha retrasado, como ha denunciado el diputado socialista David Serrada, por modificaciones en el pliego de condiciones. Serrada asegura que se ha anulado la inversión pero Adif asegura que son sólo cambios en erratas. El plazo de ofertas termina este día 19 de febrero, pero a partir de ahí hay que esperar a la apertura de las diferentes ofertas, prevista para el día 3 de marzo. La adjudicación final se puede demorar tres meses más, que es lo que tardó el primer contrato desde la apertura de sobres hasta el anuncio. Y sus plazos son generosos: 42 meses, de los que 18 son para las obras.

 

El proyecto de electrificación lleva comprometido desde 2015, pero los trámites han ido demorando todos los plazos previstos. El último 2017 se perdió casi completo en la tramitación de los primeros contratos y sólo había dinero para estudios y proyectos previos. Se supone que en 2018 habrá más presupuesto, pero primero hay que adjudicar dos de los tres contratos de que se compone, ya que sólo se ha dado el paso de adjudicar la construcción de catenaria.

Noticias relacionadas