La electrificación del tramo Salamanca-Fuentes de Oñoro logra rango de proyecto de Estado
Cyl dots mini

La electrificación del tramo Salamanca-Fuentes de Oñoro logra rango de proyecto de Estado

Tren de mercancías, transporte ferroviario

El Gobierno contempla 148 millones de euros para modernizar la línea ferroviaria y que pueda acoger transporte de mercancías desde los puertos portugueses.

La electrificación del tramo ferroviario entre Salamanca y Fuentes de Oñoro es la única actuación incluida para la provincia en el proyecto de Corredor Atlántico que ha presentado el Gobierno, que tiene aspiración de estrategia a largo plazo, por encima de colores políticos, y que da ahora un primer paso. Una buena noticia para una infraestructura retrasada por decisiones cuestionables, como la del anterior Gobierno del PP, que decidió dejar para el final los importantes contratos para construir las subestaciones, con el resultado de que la línea avanza pero tendrá que esperar cerca de cuatro años para tener tensión eléctrica: algo vital en una línea electrificada por la que se pretende circulen trenes modernos.

 

El objetivo fundamental del desarrollo del Corredor Atlántico es que el tránsito desde los puertos de la fachada atlántica hasta el núcleo de Europa, en ancho estándar, por vía electrificada y sin barreras burocráticas ni técnicas. Y eso afecta directamente a Salamanca gracias a la existencia de esta línea férrea. Sin embargo, a día de hoy la electrificación todavía no es un hecho, aunque durante 2019 se esperan avances. El Salamanca-Fuentes de Oñoro es el último tramo sin adaptar de la línea que arranca en Medina. Terminarla es vital para proyectos de ciudad como el Puerto Seco de Salamanca al que llegarían precisamente por esta línea mercancías de los puertos portugueses.

 

La puesta en marcha de esta infraestructura, y de la línea electrificada, cumpliría con otro de los objetivos de la estrategia estatal, la de compensar desequilibrios, de recuperar retrasos y brindar oportunidades a los territorios afectados. Las Comunidades Autónomas que se verán beneficiadas por el Corredor Atlántico y la conexión con Europa son Galicia, Asturias, Castilla y León, Extremadura, Andalucía, País Vasco, Castilla – La Mancha, Madrid y Cantabria. En el caso de la Junta castellana, han depositado esperanzas en el desarrollo del corredor.

 

En el caso de la línea férrea salmantina, está prevista una inversión de 148 millones de euros para dar continuidad a la línea portuguesa, que ya está electrificada. La línea se adaptará a una serie de exigencias para el tráfico de mercancías, como una velocidad mínima de 100 km/h, la carga de 22,5 toneladas por eje, dar cabida a trenes de hasta 750 metros o la implantación íntegra de los sistemas de seguridad más modernos como el ERMTS.

 

 

Inversiones previstas

 

El Ministerio de Fomento, a través de Adif, invertirá 2.820 millones de euros durante este año en realizar actuaciones y mejoras necesarias en distintos trazados de las líneas ferroviarias españolas que componen el Corredor Atlántico. Se trata del 16,7 por ciento de la inversión total de 16.872 millones de euros que aún queda por acometer en la infraestructura antes de 2030 para que cumpla los requisitos fijados por la UE para ser considerado corredor transeuropeo de transporte.

 

Fomento asegura que ya se han acometido obras por 24.575 millones, con lo que, una vez se complete, el Corredor Atlántico habrá supuesto una inversión total de 41.647 millones de euros, según destacó el titular del Departamento, José Luis Ábalos. De la inversión prevista para este año, 370 millones de euros se invertirán en actuaciones en tramos de vía del "cuadrante Noroeste", y otros 660 millones en Extremadura y Castilla-La Mancha.

Noticias relacionadas