La electrificación de la línea Medina-Fuentes de Oñoro estará otro año 'al ralentí'

El arranque de la electrificación de esta línea ferroviaria lleva comprometido desde 2015, pero no termina de producirse: en 2017, 2 millones de euros de los 138 que deberá invertir Adif. El tren de Madrid no recibe la inversión necesaria para alcanzar sus máximas prestaciones.

La electrificación de la línea férrera Medina-Fuentes de Oñoro acapara una de las grandes partidas de los presupuestos del Estado para 2017, en este caso, a través de Adif, pero sigue estando lejos de lo necesario para hacerla realidad. De hecho, su arranque está comprometido desde 2015 en una visita de la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, pero no termina de producirse, tampoco este 2017.

 

Según los presupuestos de Adif, este año están previstos algo más de dos millones de euros de los 138 del coste total. Es casi la misma cantidad que en 2016, con lo que 2017 será otro año de espera y preparativos. A partir de 2018 llegarán las grandes partidas necesarias para llevar a cabo esta infraestructura.

 

Además, habrá 1,5 millones de euros para diversas actuaciones menores de Renfe en material, reparaciones, maquinaria... La línea del ferrocarril Madrid-Ávila-Salamanca recibirá dos pequeñas partidas de poco menos de 4.000 euros para actuaciones de mantenimiento y la línea Medina-Salamanca, 57.000 euros a pesar de la necesidad de suprimir pasos a nivel y otras actuaciones para que logre sus máximas prestaciones.

 

El PP ha acabado por reconocer que la línea Salamanca-Medina del Campo, que ha permitido mejorar la conexión con Madrid gracias a la electrificación, está sin terminar y necesita un impulso para convertirse en lo que debería ser, una conexión rápida con todas las de la ley. El PP solicita terminar las mismas actuaciones que el PSOE ha denunciado que faltan. En febrero el diputado David Serrada ya denunció que lo que debería ser una línea de altas prestaciones está jalonada de pasos a nivel, circula sin sistema ERMTS y con la electrificación sin terminar. Una "chapuza" en palabras del diputado socialista.