La elección de alcalde en Salamanca: todas las opciones (más allá de lo obvio)
Cyl dots mini

La elección de alcalde en Salamanca: todas las opciones (más allá de lo obvio)

José Luis Mateos y Carlos García Carbayo.

PP y PSOE cuentan con opciones de sumar, pero dependen de lo que diga Ciudadanos, que puede elegir socio.

El ajustado resultado de las elecciones municipales deja muy abierta la elección de alcalde en el Ayuntamiento de Salamanca. Los 1.729 votos de diferencia entre la candidatura del PP y la del PSOE es una de las distancias más exiguas que se recuerdan. De hecho, solo una vez, en 1987, se dio un resultado más ajustado: tan solo 351 votos de diferencia.

 

Lo que también dice la historia electoral de Salamanca es que esos márgenes tan reducidos pueden dar la alcaldía a cualquiera. En 1979 el PSOE perdió las elecciones por más de 5.000 votos y logró la alcaldía con Jesús Málaga con el apoyo del PCE. En 1987 sí gobernó la lista más votada, aunque Trocóniz fue nombrado alcalde en segunda vuelta y con abstenciones. Y en 1991 el PSOE se quedó a menos de 3.000 votos, pero un acuerdo con IU y CDS le dio la alcaldía de nuevo a Málaga. 

 

Así que precedentes hay más que de sobra para esperar cualquier resultado, más allá del obvio: la opción con más posibilidades es, claro está, un gobierno del PP con Ciudadanos y García Carbayo de alcalde. Pero no es ni mucho menos la única. Las repasamos por partidos.

 

PP: con Ciudadanos... y nada más

El PP puede repetir alcaldía una vez más a pesar de que ha cosechado su peor resultado desde que se presenta en Salamanca con esas siglas. Se ha dejado cerca de 2.000 votos y un concejal en el camino, y está en mínimos en cuanto a ediles: parecía difícil empeorar los hecho por Mañueco hace cuatro años, pero se ha consegido. Sus opciones son dos: firmar un acuerdo con Cs o esperar abstenciones. En el primero caso, no sería un pacto de investidura, sino de gobierno porque los 'naranjas' quieren tener concejalías... y ya veremos si algo más. Matemáticamente hay una segunda opcíon, pero es arriesgada: si Cs no le da su apoyo a Carbayo, el PP sigue siendo el partido con más ediles, pero PSOE y Podemos:Ganemos suman más concejales. Su única alternativa es Cs.

 

PSOE: con Cs o con Podemos si hay abstención de Cs

El histórico resultado de José Luis Mateos le otorga opciones que, en otra circunstancia, el PSOE no tendría. La recuperación de los socialistas con el joven portavoz es un hecho en Salamanca y por eso tiene alguna posibilidad: 7.500 votos más y tres concejales adicionales tienen la culpa, porque Mateos ha mejorado incluso los datos de las generales. La opción más clara, convencer a Cs y alcanzar un pacto de gobierno: tendrían votos suficientes para elegir un alcalde, y Mateos legitimidad para reclamar la alcaldía. Otra opción es esperar abstención de Cs, que decida no sumar con nadie, algo poco probable En este caso, el PSOE podría contar con los dos concejales de Podemos:Ganemos y superaría al PP en ediles: 12 por 11.

 

Ciudadanos: con quien quiera y cómo quiera

El partido 'naranja' tiene en su mano el destino del Ayuntamiento. No es equivocado decir que puede decidir lo que quiera. Las dos opciones mayoritarias, PP y PSOE, están separadas por poco más de 1.700 votos y por un solo escaño. La diferencia no tiene efectos en la práctica porque con Cs ambas opciones suman mayoría de sobra para gobernar con tranquilidad y estabilidad. Ana Suárez podrá entrar en gobierno y no es descabellado pensar que lo haría con mucho peso en cualquier caso. Lo normal será un apoyo explícito porque si se abstiene, el PP sería derrotado por la suma PSOE-Podemos:Ganemos. No parece que Cs lo vaya a permitir teniendo en su mano formar gobierno con quien quiera.

 

Podemos:Ganemos, sin poder de decisión

La exitosa fórmula de la agrupación de electores ha perdido poder de decisión y relevancia. Con solo dos concejales no tiene ninguna opción de nombrar alcalde, pero sí de hacer primer edil a José Luis Mateos. Es una remota opción, Cs tendría que abstenerse y 'dejar caer' al PP, perdiendo su oportunidad de entrar en gobierno con populares o socialistas.