La durísima respuesta de Igea al 'mote' que le ha puesto el PSOE: "Es el nivel de la política que tenemos"
Cyl dots mini

La durísima respuesta de Igea al 'mote' que le ha puesto el PSOE: "Es el nivel de la política que tenemos"

Francisco Igea, vicepresidente de la Junta (Foto: ICAL)

"Doy gracias a Dios cada día que me levanto por haber firmado un acuerdo al que no era muy propicio, porque si lo tengo que gestionar con este personal...", ha dicho.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha replicado con enorme dureza a la última crítica del PSOE regional, que le ha renombrado como "Igeta" en sus últimas manifestaciones. "A mí ya no me sorprende nada, este es el nivel que tenemos", ha dicho.

 

"Igeta... a mi ya no me sorprende nada. Es el nivel que tenemos en la política, doy gracias a Dios por haber firmado un acuerdo al cual no era propicio porque si esto lo tengo que gestionar con esta gente no sé que sería de nosotros", ha dicho en un primer momento para, después, cargar duramente contra Luis Tudanca.

 

"No sé que es lo que preside el señor Tudanca y dijo que nosotros actuamos por venganza, el grado de miseria moral que hay que tener después de este año para decir eso, no sé en qué compañías anda usted o si tiene algun problema enfermizo porque decir esto a la Junta que tiene a uno de sus consejeros ingresados es llegar a lo más bajo si es que no se ponen a excavar, de la miseria moral que he visto yo en el PSOE de Castilla y León", ha dicho el vicepresidente que ha aprovechado para decir que en la Junta "no se actúa por cabreo o por venganza", algo que le han achacado empresarios y sectores.

 

Igea ha asegurado, sobre la declaración de persona non grata por la hostelería en varias provincias, que "nada de lo que me digan los hosteleros me puede molestar, me lo puedo tomar como una reacción lógica", pero ha recordado "que yo no estoy aqui para ser agradable, no me presento a Mister España", y ha asegurado que entiende las críticas del sector "porque están pasando muy mal rato y ven cómo se tambalea el futuro de sus negocios" y que le parece "comprensible". "Yo no entiendo la política como un concurso de popularidad" que exige "encajar las críticas" y "tomar decisiones que no gustan".