La divertida esquela en la que un hombre pide perdón por morirse

Tenía 72 años y un sentido del humor envidiable que le acompañó hasta el final.
 

"Rogad a Dios en caridad por el alma de Don Enrique Aldaz Riera que suplica perdón a sus deudos y amigos por haber tenido el atrevimiento de morirse sin su permiso. No lo hará más". Con esta frase empieza la esquela de Enrique Aldaz Riera, un notario y escritor que falleció el pasado día 22 de marzo en Barcelona. Tenía 72 años y un sentido del humor envidiable que le acompañó hasta el final.

 

Entre "sus afligidos", especifica: "Fundamentalmente él mismo, si pudiera". Es otra de las perlas con las que Aldaz Riera quería ser recordado tras su muerte.

 

La esquela salió publicada en el diario 'ABC' el pasado 26 de marzo -y hasta le dedicaron un artículo a la publicación- y pronto llamó la atención de los lectores del diario que no dudaron en compartirla en redes sociales.
 

 

El escrito concluye con la última petición del difunto que tampoco está exenta de humor: "Era voluntad del difunto ser incinerado y que sus cenizas fuesen esparcidas en el mismo monte en que lo fueron las de su madre, pero, si por razón de la grave crisis que afecta al país, supusiese un excesivo gasto de energía, que le tiren al Llobregat".