La Diputación se niega a revisar el sueldo de los enfermeros mientras aprueba nuevos puestos por 1,2 millones

Diputados del PP, en su toma de posesión; a la derecha del todo, José María Sánchez Martín, diputado de Recursos Humanos.

El diputado de personal rechaza la subida de un complemento específico a los ATS y otros trabajadores de bienestar social, que es el más bajo de toda Castilla y León. Costaría 88.000 euros para 100 empleos por los 1,2 millones de para pagar 51 nuevos puestos creados por la Diputación.

La Diputación de Salamanca sigue su pulso son los representantes de los trabajadores, y tras aprobar una millonaria nueva RPT con 25 nuevos puestos se ha negado de manera taxativa a mejorar las condiciones de un numeroso colectivo de su plantilla, los enfermeros que trabajan en varios servicios provinciales. El motivo, según han informado CCOO y USO, es que la considera excesiva a pesar de que costará 88.000 euros en total para cien personas, cuando las nuevas plazas que ha impuesto el equipo de Gobierno van a costar 1,2 millones de euros.

 

El desencuentro entre sindicatos y equipo de Gobierno en La Salina forma parte de la última negociación para conformar la plantilla de 2017. El equipo de Gobierno se presentó en la mesa con una modificación que incluía 25 nuevos puestos, más de la mitad para altos cargos con complementos de más de 14.000 euros, más sueldo; a los que había que sumar los empleados del OAEDR, que pasan a depender directamente de la Diputación; y otros cambios con incrementos de nivel salarial en puestos muy concretos. Aquella iniciativa recibió el rechazo de todos los sindicatos, como ya ocurrió en 2015, pero el equipo de Gobierno la sacó adelante porque lo podía imponer: no necesitaba el visto bueno de los sindicatos.

 

Al final, los sindicatos tuvieron que conformarse con pequeñas concesiones, pero se han encontrado ahora con la negativa del diputado de Recursos Humanos a aceptar una de las reivindicaciones que consideran fundamentales. Se trata de la subida de niveles y complemento específico para el grupo A2 de Bienestar Social, los ATS/DUE que trabajan en la Diputación. Según CCOO y USO, su retribución está muy por debajo de lo que merecen: su complemento es el más bajo de todas las provincias y los sindicatos entienden que, comparativamente, están peor tratados que otros puestos.

 

La medida, en todo caso, tiene un coste limitado: subir de 21 a 23 el nivel y acompasar el complementeo específico cuesta 88.500 euros para 100 trabajadores, 117.000 euros con las cotizaciones. Son menos de 60 euros al mes en las nóminas del personal que trabaja en servicios muy sensibles como la residencia asistida y en puestos que requieren oposición.

 

La respuesta, según un comunicado de CCOO y USO, fue calificar la petición de "despropósito" y asegurar que una subida así "incendiaría" el servicio de salud de Castilla y León. A pesar de que los sindicatos le expusieron la diferencia que había con los complementos de otras provincias (el doble en algunos casos) a igualdad de trabajo, el diputado se negó a cualquier modificación. Se da la circunstancia de que el diputado delegado de este área, José María Sánchez Martín, es enfermero en Tamames, según su declaración de incompatibilidad.

 

Los sindicatos han mostrado su malestar por la respuesta recibida, más cuando se ha dado de paso una modificación de plantilla con un elevado coste. Los 25 nuevos puestos, muchos de ellos de alto nivel y con complementos muy elevados; asumir la plantilla del OAEDR y los complementos que tenían reconocidos en el organismo autónomo; y el coste del resto de modificaciones, hasta un total de 51, supera los 1,2 millones de euros.