La Diputación premia a dos empleados con menos de 11 euros tras atender 11.000 instancias

Colas en el registro de la Diputación de Salamanca durante el plazo de entrega de instancias para la bolsa de empleo.

La Diputación abona 8,51 y 10,92 euros a dos de sus empleados por estar en el registro durante el plazo de entrega de solicitudes para la bolsa de empleo: se entregaron más de 11.000 en 20 días. En 2015 pagó 38.000 euros a 21 'privilegiados' por trabajar cuatro días en Salamaq.

La generosidad en la Diputación de Salamanca va por barrios. Incluso podríamos decir que va por servicios o por despachos. Sólo así se puede entender que un mismo concepto, el especial rendimiento, pueda valer 4.000 euros en algunos casos y 8,51 euros en otros, lo que evidencia la diferente valoración que hacen los responsables de La Salina de la labor de algunos de sus trabajadores. Así se desprende de las cifras económicas con las que la institución ha compensado el especial rendimiento de sus empleados en dos situaciones diferentes.

 

Hace ya unos meses que TRIBUNA informó del coste que iba a tener para las arcas de la Diputación el despliegue de personal hecho para la primera edición de Salamaq, en 2014. En julio de aquel año se supo que la Diputación había decidido designar a un grupo grande de personas para reforzar las labores de organización de la nueva feria agropecuaria impulsada personalmente por Javier Iglesias. Se liberó a 36 trabajadores para hacer el trabajo que asumían muchos menos cuando la feria estaba bajo el mando de IFESA. En la lista había numerosos responsables y jefes de servicio, también empleados con dedicación exclusiva y altos cargos.

 

Meses después, en mayo de 2015, salió a la luz lo que la Diputación abonó a buena parte de ellos más de 38.000 euros en concepto de complemento de productividad. Se les pagó una extra en concepto de productividad "por el especial rendimiento en la feria Salamaq 2014" y también por la realización de servicios extraordinarios durante una feria que dura cuatro días. Entre ellas, hay una extra de más de 4.000 euros, dos de más de 3.000 euros y otras siete de más de 2.000 euros.

 

Sin embargo, el mismo concepto de especial rendimiento ha sido premiado con mucha menos generosidad en un caso reciente. A principios del pasado año la Diputación convocó una bolsa de empleo para varias especialidades. Cerca de 11.000 personas entregaron instancias en el registro de la Diputación para apuntarse a los exámenes. El plazo para entregarlas fue de 20 días naturales y las colas fueron notables. 

 

El esfuerzo fue importante para los funcionarios del registro, que atendieron una media de 500 solicitudes cada uno de los días que estuvo abierto el plazo de entrega; eso son unas 60 por hora, una cada minuto. Por ello, la Diputación ha pagado 8,51 y 10,92 euros a dos trabajadoers. Esa es la compensación que, según un decreto de presidencia de finales de diciembre, se ha reconocido a T.S.F. y J.G.M., respectivamente, por el especial rendimiento en el desempeño de su trabajo al que acumularon el apoyo al servicio del registro con motivo de la convocatoria para las bolsas de empleo. Muy lejos de las generosas compensaciones entregadas para la feria de la Diputación.