La Diputación pagará al fin el despido de los trabajadores de IFESA tras siete meses de 'tira y afloja'

La Diputación ha aprobado hoy la dotación económica necesaria para afrontar la sentencia que le obliga a pagar: la resolución data del 4 de enero de este año. Son 300.000 euros al sumar indemnizaciones y las costas del proceso judicial ya que la institución decidió recurrir la sentencia de 2015.

La Diputación de Salamanca ha acabado por reconocer lo que los juzgados ya le habían dicho: que era responsable de la disolución de IFESA y de lo que por ello pasó con sus trabajadores y que, por tanto, le correspondía hacerse cargo del coste de sus despidos. Eso sí, le ha costado muchos meses rendirse a la evidencia, porque hace cerca de un año que la cuestión está sobre la mesa; y han pasado casi tres años desde que la plantilla que durante lustros llevó la feria agropecuaria a la categoría de internacional sufriera primero el menosprecio de verse apartados al asumir la Diputación la organización directa y después los impagos, producto de la decisión del presidente Javier Iglesias de arrebatar a IFESA su 'modus vivendi', la organización de Agromaq.

 

Eso sí, para llegar a este punto ha hecho penar otros siete meses a unos trabajadores que pasaron un año entero sin cobrar sus sueldos y que hace tres que están desvinculados tras la decisión del presidente Javier Iglesias de acabar con IFESA y organizar la feria directamente desde la Diputación. Este último aspecto es el que le ha costado la responsabilidad de pagar las indemnizaciones por despido improcedente, ya que había continuidad: los trabajadores estaban contratados por una institución que tenía a la Diputación como referente y la Diputación siguió organizando después la misma feria, en las mismas fechas y con las mismas características.

 

En el pleno de hoy se ha aprobado una modificación de crédito por 300.000 euros para hacer frente a las inmdenizaciones y las costas judiciales. Sin embargo, la sentencia data del día 4 de enero, antes de que se aprobaran los presupuestos de 2016. Bien pudo la Diputación incluir en sus cuentas la dotación económica para cumplir con los trabajadores, pero decidió dejarlo para más adelante. Ahora, siete meses después, ya hay dotación presupuestaria, aunque las modificaciones del presupuesto son habituales desde el primero día que se aprobó el presupuestos de este año.

 

Estos siete meses se suman a los muchos que pasaron al decidir la Diputación recurrir la sentencia que le condenaba originalmente. Esta decisión llegó tras la protesta de los trabajadores, que se presentaron en el pleno de la Diputación para protestar por la situación que estaban viviendo. Entonces se habló de una posible incorporación a la plantilla de la institución para trabajar en la nueva feria, pero tras la protesta quedó descartado.

Noticias relacionadas