La Diputación paga 400.000 euros por la licencia de actividad del recinto ferial después de veinte años

Chabela de la Torre y Javier Iglesias (Foto: De la Peña)

La Diputación aprueba un suplemento de crédito para pagar 391.000 euros para sufragar el gasto de licencia de actividad del recinto ferial, que ha estado abierto 20 años sin este trámite. El beneficiario del pago, el Ayuntamiento de Salamanca.

El grupo Ganemos Salamanca ha denunciado que el PP de la Diputación de Salamanca ha regalado al Ayuntamiento de Salamanca casi 400.000 euros con la excusa de la falta de licencia de actividad del Recinto Ferial. Eso se ha hecho con la propuesta de aprobación del expediente de modificación de créditos nº 12/2017 en la Comisión de Economía y Hacienda. Un suplemento de crédito por valor de 391.856,12 euros para sufragar el gasto de la licencia de actividad del recinto ferial, con cargo a remanente líquido de tesorería, después de más de 20 años funcionando sin licencia, lo que obliga a que ahora haya que pagar una licencia de actividad tan cuantiosa, dirigida al Ayuntamiento de Salamanca

 

Ganemos Salamanca ha criticado que el recinto ferial haya estado funcionando de forma alegal durante todo este tiempo. Esta situación demuestra la deficiente gestión del PP en la Diputación de Salamanca, al mantener la ilegalidad. "Es inconcebible que la Diputación le realice una transferencia de casi 400.000 euros al Ayuntamiento de Salamanca, con las enormes necesidades que existen en los municipios y la grave situación que está viviendo la provincia y el campo de Salamanca", aseguran.

 

Según Ganemos, el PP demuestra cuáles son sus verdaderos intereses: favorecer a empresas privadas amigas, en contra de los intereses generales, en este caso de la Diputación de Salamanca, de los municipios de la provincia y de la población del medio rural. Hace exactamente un año el PP presentó una amnistía hacia una decena de hoteles de la ciudad que llevaban abierto desde hace más de 10 años, modificando las ordenanzas de actividades económicas. Esos empresarios privados no tenían licencia de actividad ni apertura, no cumplían la normativa de incendios.