La Diputación elabora su Plan de Desescalada para su vuelta a la actividad presencial

Acceso a la sede principal de la Diputación de Salamanca.

El documento prevé varias fases y se pondrá en marcha en función del avance de la pandemia.

La Diputación de Salamanca ha elaborado un plan de desescalada que servirá de ruta para la reincorporación a la actividad laboral presencial de sus trabajadores ante la actual crisis de la COVID-19. El documento, que prevé su desarrollo en diferentes fases y etapas, "se ejecutará en función de la evolución de la pandemia del COVID-19 y de los protocolos de las autoridades sanitarias", tal y como ha informado la institución salmantina.

 

El proyecto ha sido coordinado por la delegación de Organización y Recursos Humanos y ha contado con la participación de todas las áreas de la Diputación, además del respaldo de las representaciones sindicales en La Salina, según la entidad provincial.

 

Con esta iniciativa, la Diputación de Salamanca ha explicado que persigue "realizar una reincorporación presencial progresiva y equilibrada de sus trabajadores" y, para ello, ha previsto medidas de organización en dos fases, la de reincorporación y la de normalización, que estarán "supeditadas a las disposiciones que dicten las autoridades nacionales y autonómicas en la evolución de la situación".

 

Asimismo, de cara a la ciudadanía, ha avanzado que seguirá fomentando la consulta por vía telemática y si es necesario la asistencia con cita previa en los servicios de atención al público.

 

Desarrollo

 

El resultado de este trabajo ha sido presentado por sus responsables al Comité de Seguridad y Salud Laboral y ya está a disposición de todos los grupos de la corporación para ser debatido en la Comisión de Gobierno Interior del viernes.

 

La Diputación ha informado de que el plan "se desarrollará simultáneamente a la regulación de la modalidad del teletrabajo, como un sistema más para prestar la actividad laboral en la Diputación, y con el impulso a la administración electrónica".

 

Para este proyecto, los responsables de su elaboración han partido de las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis sanitaria de la COVID-19, medidas que han definido los servicios esenciales y su cobertura, nuevas modalidades de trabajo como el teletrabajo -con casi 300 trabajadores- y medidas de prevención de la salud de los trabajadores.

 

Asimismo, en el caso de los centros asistenciales de la Diputación, han contemplado medidas de refuerzo de la atención médica, aislamiento de los residentes y fortalecimiento de los equipos profesionales.

 

Dos bloques

 

El Plan contiene dos bloques de medidas, por un lado, las dirigidas a la prevención de la salud de los trabajadores en sus puestos de trabajo (informativas, higiénicas básicas y de distanciamiento interpersonal, como para zonas y actividades específicas), y por otro, las organizativas, que engloban dos fases de reincorporación presencial al trabajo.

 

El documento se completa con cinco protocolos de actuación relativos a medios de protección frente a la COVID-19; situación en caso de positivo o sospecha de coronavirus; medidas específicas para el personal que utilice vehículos corporativos; medidas para el personal de acción social en la atención asistencial a domicilio; y medidas para el personal de las brigadas de carreteras, Mercado de Ganado y Castro Enríquez.

 

Estas medidas y protocolos, que están sujetos a la evolución de la situación sanitaria, "se irán completando en función del avance de las distintas fases marcadas en el Plan de Tránsito hacia la Nueva Normalidad", ha indicado la Diputación.

 

Finalmente, la institución provincial ha reseñado que el documento presta "especial atención" a los trabajadores vulnerables y a la realización de pruebas serológicas a aquellos que deban someterse a reconocimiento de salud obligatorio, así como el personal de los centros asistenciales.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: