La Diputación de Salamanca... ¿hace magia?