La difícil tarea de ser universitario con Asperger: "La ansiedad me impide poder escribir los exámenes, tardo más tiempo que el resto"
Cyl dots mini

La difícil tarea de ser universitario con Asperger: "La ansiedad me impide poder escribir los exámenes, tardo más tiempo que el resto"

El salmantino, David Pérez Mateos, presenta un diagnóstico de Síndrome de Asperger. En el Día Internacional de este trastorno del neurodesarrollo pide más concienciación y sensibilización en las universidades. 

 

José Manuel Bermejo, David Pérez y Laura Rodríguez en la asociación

El Síndrome de Asperger se encuentra enmarcado dentro de los trastornos del espectro autista. Algunas de las características más comunes que presentan estas personas son las relacionadas con la comunicación e interacción social, comprensión de las sutilezas del ambiente, adecuación del lenguaje a las demandas sociales e inflexibilidad.

 

En sus propias carnes lo vive David Pérez Mateos, tiene 20 años. Define como "caóticos" los meses de pandemia, "muy fuerte para mí". Asegura que no le "importa" estar en casa pero "no podía ver a mis amigos de toda la vida, la situación se me complicó mucho al ver que no podía estar fuera de casa", relata.

 

Sus inicios en la Universidad fueron a la par que el Covid. Lo califica "como mal momento de comenzar". Estudia Historia y Ciencias de la Música, durante los exámenes "tuve suerte ya que algunos profesores hicieron todo lo posible para adaptarse a las clases online, aunque también es cierto que no en todas las asignaturas hubo las adaptaciones pertinentes y tuve algunas dificultades para seguirlas con normalidad”.  

 

El primer día de Universidad para David lo recuerda con agrado, ya que varios de sus compañeros conectaron con él desde el principio y le ayudaron a integrarse en el grupo de clase.

 

Desde la Asociación comentan que el caso de David no es el más habitual, sino que en algunos estudiantes con Síndrome de Asperger pueden llegar a estar varias semanas e incluso meses sin relacionarse con sus compañeros, algo que sucede principalmente por esas dificultades en la interacción social derivadas del propio Síndrome.

 

Es por ello que en esos primeros días de Universidad es muy importante la labor de la misma a través del Servicios de Asuntos Sociales para llevar a cabo acciones inclusivas que permitan una adecuada integración de todos los alumnos en los grupos de cada clase.

 

 

David también hace referencia a las adaptaciones académicas por parte del profesorado, principalmente en los exámenes, las cuales considera muy necesarias para poder cumplir con todos los objetivos. Por ejemplo, "tener más tiempo en un examen me ayuda a poder terminarlo, en algunas ocasiones la ansiedad o los nervios me impiden poder escribir y tardo algo más de tiempo que el resto".

 

Se define como "inseguro" a la hora de relacionarse pero si "tengo un clavo al que sujetarme... las cosas ya no son tan complicadas". A diario tienen que ser actores de la vida cotidiana, es decir, deben de vivir bajo unas normas sociales que no siempre entienden y no siempre les resulta fácil generar las respuestas adecuadas a ellas.

 

La asociación

Aunque cada vez son más los colegios y universidades que se preocupan por formarse en Síndrome de Asperger, desde la Asociación insisten en que todavía queda un largo camino por recorrer, ofreciendo su apoyo para atender a todas aquellas personas que deseen informarse sobre este Síndrome.

 

José Manuel Bermejo, Trabajador Social, dice que la pandemia ha significado tener que adaptar todos sus servicios de forma telemática, principalmente "terapias individuales y talleres". En lo que se refiere a los nuevos diagnósticos, "tuvimos que pararlos durante varios meses", lo que ha hecho tener que retomarlos tiempo después "habiendo un incremento importante"

 

 

Actualmente la asociación está formada por un total de 60 familias, la mayoría procedentes de Salamanca y provincia, pero también de otras ciudades como puede ser Ávila, Valladolid o Santander.

 

Laura Rodríguez Blázquez junto a Lorena Alonso, Zoila Guisuraga y Lorena Carrera, psicólogas de la asociación, aseguran que trabajando de forma online "se pierde mucho. Las áreas que más trabajamos son las relacionadas con las habilidades sociales y emocionales y eso se complica a la hora de transmitir a través de una pantalla", lamenta reconociendo y valorando el "esfuerzo" que están haciendo los chicos. 

 

Desde la Asociación Síndrome de Asperger-TEA de Salamanca quieren reconocer el esfuerzo titánico que están realizando todos sus chicos ante esta situación tan difícil, "y deseamos que muy pronto podamos vernos y abrazarnos en nuestro centro".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: