La difícil tarea de encontrar una alternativa para los conciertos en la Plaza Mayor

Analizamos las posibles alternativas a seguir celebrando las grandes actuaciones musicales en la Plaza Mayor. El resultado, que casi ninguna de las opciones es viable al 100% y que Salamanca carece de un gran auditorio.

Son pocas las ocasiones en las que ocurre al cabo del año, pero el llenazo del concierto del día 8 de septiembre en la Plaza Mayor tuvo consecuencias: quejas por no poder acceder y cientos de personas que se quedan fuera de uno de los mayores reclamos de las Ferias y Fiestas. Y eso que, al fin, se ha optado por retirar las sillas y mesas de las terrazas durante los mayores conciertos, lo que otorgó más espacio y el mínimo nivel de seguridad admisible. Pero el hecho ha vuelto a avivar el debate sobre la búsqueda de un escenario alternativo o secundario que, además, permita librar a la monumental plaza de otros ataques (vibraciones, ruido) que se suman a los que ya sufre habitualmente en forma de tráfico y constante ocupación.

 

Sin embargo, no hay consenso sobre un posible traslado y tampoco es fácil. Hay que encontrar un espacio grande (la plaza tiene 6.400 m² sin contar los soportales) y céntrico. En los últimos años no ha sido posible señalar ninguno como candidato ni siquiera para compartir el protagonismo de los conciertos. ¿Cuáles son las alternativas?

 

 

La Vaguada. Años atrás fue la ubicación del segundo escenario de Ferias y Fiestas. Tras su reforma, ha quedado totalmente despejada de obstáculos (no tiene casi ni bancos) y hay posibilidades para montar un escenario y que sus laderas y escaleras sean gradas naturales. Está en el centro histórico. En contra, que hay que cortar el tráfico y que habría que buscar una alternativa para el Mercado Medieval, ya sea otro lugar u otras fechas. A revisar la calidad de la acústica.

 

Plaza de la Concordia. Es la mayor plaza de Salamanca, por encima de la propia Plaza Mayor: tiene casi 8.900 metros cuadrados. Y es un espacio totalmente diáfano apto para acoger un importante aforo. En su contra, cierta lejanía del centro, aunque cumpliría con la tarea de dar más protagonismo a los barrios. Está bien comunicada.

 

La Aldehuela. El actual aparcamiento está ocupado habitualmente por las atracciones de ferias en fechas de Ferias y Fiestas, pero al lado se está habilitando otro aparcamiento que estará vacío la mayor parte del año. En su contra, que sólo se va a asfaltar parte y el resto quedará en zahorra. Y que está lejos y concentraría mucho público en un mismo lugar. Otra opción sería buscar un espacio para conciertos en el recinto deportivo, algo a lo que se resistiría la empresa concesionaria.

 

Parque Elio Antonio de Nebrija. Las riberas del Tormes cuentan con lugares amplios para conciertos y otras actividades, pero uno de los más indicados sería el nuevo parque, que ocupa 28.000 metros cuadrados entre su recinto y aledaños. Cuenta con grada natural y buen acceso desde el centro. En su contra, la proximidad a la carretera.

 

Multiusos Sánchez Paraíso. Es un lugar habitual de conciertos y eventos. Está bien comunicado, aunque lejos del centro. En su contra, que su aforo máximo para conciertos es de unas 6.000 personas y que su gestión es totalmente privada. Ya tiene un papel en la programación de Ferias y Fiestas con conciertos de pago.

 

La Alamedilla/Würzburg. El primero está muy céntico y ha acogido eventos de todo tipo, desde conciertos a carreras de motocross... eso sí, hace muchos años. Carece de capacidad suficiente. Würzburg no ha sido escenario habitual de conciertos desde hace lustros, la actividad deportiva limita su uso y está alejado del centro.

 

 

Plaza de Toros La Glorieta. La plaza de toros salmantina es, a día de hoy, un espacio infrautilizado. Su aforo para conciertos supera las 8.000 plazas y, hace años, fue escenario de grandes actuaciones musicales. Está preparado para acoger eventos y gestionar afluencia masiva, y también está bien comunicada. Es de gestión privada.

 

 

Estadio Helmántico. El estadio salmantino no acoge un gran concierto desde el que dio Mike Oldfiel en 1999: acogió a 18.000 personas, así que aforo tiene suficiente para este tipo de eventos. La UDS nunca logró sacarle mucho partido, en parte, por los daños al césped y el condicionante de la temporada deportiva. Los nuevos dueños sí contemplan darle usos alternativos.

Noticias relacionadas

¿A dónde se llevaría los conciertos que ahora se celebran en la Plaza Mayor?