La DGT incorpora un dron de vigilancia en Castilla y León que podrá sancionar “conductas temerarias” en carretera
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

La DGT incorpora un dron de vigilancia en Castilla y León que podrá sancionar “conductas temerarias” en carretera

Las sanciones se podrán notificar en el acto si hay agentes de Tráfico o se remitirán al domiciilio del infractor como ocurre con los radares fijos. 

La Dirección General de Tráfico incorpora una nuevo dron para vigilancia de las carreteras en Castilla y León con la capacidad de sancionar una posible conducta temeraria, adelantamientos que pongan en peligro al resto de conductores, o aquellos conductores que hablen por teléfono, entre otras situaciones. Así lo ha presentado este miércoles la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, en la localidad de Tordesillas. No obstante, ha recalcado que se trata de un “instrumento más para proteger aquellos que circulan por nuestras carreteras”.

 

Virginia Barcones ha asistido al vuelo de este nuevo dron que puede subir 120 metros de altura y vigilar prácticamente un kilómetro y medio a la redonda. El equipo está compuesto por un piloto y un operador de cámara. Aquellas situaciones sancionables se graban y posteriormente se toman fotogramas que se adjuntan a la denuncia.

 

Tal y como ha señalado la directora provincial de la DGT, Inmaculada Toledano, el dron es “capaz de formular denuncias” y para ello “estaremos en aquellas vías en las que tenemos constancia de que existe accidentalidad o para proteger a usuarios vulnerables como por ejemplo motoristas y ciclistas”.  Toledano explica que las denuncias se pueden notificar en el actosi tenemos un agente de la Agrupación de Tráfico que parará a la conductor y notificará la denuncia o bien será como en el caso de los radares fijos y la sanción llegará a la casa del infractor”.

 

La directora provincial de la DGT en Valladolid aclara que estas denuncias principalmente son “conductas temerarias o distracciones que son el primer factor de accidentalidad”. Por ahora, este dron, del que existen un total de 20 repartidos por toda España, no puede detectar una velocidad inadecuada.  El teniente coronel de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) de Castilla y León, Francisco Iturralde, también ha supervisado el vuelo del dron que ya ha estado vigilando la circulación de la N-122 a su paso por Tordesillas.

 

Iturralde explicó que la puesta en funcionamiento de estas aeronaves la realizan un piloto, que se ocupa de la manipulación de los controles de vuelo, y un operario que maneja la cámara, funciones ambas que pueden ser realizadas tanto por personal de la Dirección General de Tráfico como por agentes de la Agrupación de tráfico de la Guardia Civil, aunque en la actualidad se están empleando equipos mixtos.

 

Los aparatos también se utilizan para la monitorización y apoyo a la regulación en operaciones y eventos especiales en los que se concentra un elevado número de movimientos en carretera; para misiones ordinarias de regulación complementarias a las desarrolladas por los helicópteros; y para apoyar en situaciones de emergencia que por su gravedad afecten de manera notable a la circulación y seguridad de los usuarios de la vía.

 

Desde el inicio de la actividad de vigilancia del tráfico con drones, en 2018, la DGT lleva acumuladas más de medio millar de horas de vuelo con estos sistemas y ha detectado más de 600 infracciones. Según la propia DGT, se ha convertido en uno de los medios más efectivos de detección del uso de telefonía móvil al volante, del uso incorrecto de cinturón y de los sistemas de retención infantil y de los adelantamientos a ciclistas sin respetar la distancia mínima de seguridad, tal y como recoge ICAL.