La devastación económica del Covid en Salamanca se lleva por delante 1.300 negocios y a 2.000 autónomos
Cyl dots mini

La devastación económica del Covid en Salamanca se lleva por delante 1.300 negocios y a 2.000 autónomos

El número de actividades que no aguanta más alcanza el 16% entre las empresas y el 10% de los autónomos. La primera ola fue la más destructiva: 800 empresas y 1.000 autónomos no sobrevivieron.

La crisis del Covid está pasando una enorme factura a la provincia de Salamanca. No sólo es una de las más afectadas por la mortalidad, con un exceso cercano al 40% a la espera de las consecuencias de la tercera ola, sino que sus efectos se notan en el ámbito social y también en el económico y laboral, con 4.000 parados más que hace un año y 4.600 salmantinos en ERTE. En este último, el año de crisis ha generado una devastación sin precedentes, con más de 3.300 actividades de empresas o autónomos que han dicho 'basta' y que no han sobrevivido.

 

Una nueva estadística experimental elaborada por el INE empieza a arrojar luz sobre la crisis económica que ha generado la pandemia mundial. Según los datos del instituto, la demografía de las empresas ha notado el impacto de la crisis y se ha visto reducido de manera importante el número de las unidades legales empleadoras. Este término es el que usa el INE para identificar negocios o empresas con al menos un empleado y, por otro lado, el número de autónomos que generan empleo y que se han ido al traste.

 

Según sus datos, casi el 16% de estas unidades legales empleadoras no han sobrevivido en Salamanca al año de la crisis. En cifras, se ha pasado de las 8.025 de enero de 2020 a las 6.781 que habían sobrevivido a 1 de octubre: sólo el 84,5% lo consiguieron. En el caso de los autonomos, el golpe es mayor: de 21.207 activos en enero de 2020 a los 19.213 a 1 de octubre, 2.000 menos, un golpe del 10%. A nivel nacional, más del 17% de las unidades legales empleadoras detectadas al inicio de 2020 y casi el 11% de los trabajadores autónomos causaron baja al final del tercer trimestre

 

Viendo la evolución, en ambos casos el peor momento fue el de la primera ola. Aquel cierre total de marzo tuvo un impacto inmediato en la desaparición de actividades. El 1 de abril, más de 800 negocios y 1.300 autónomos habían decidido tirar la toalla en Salamanca. Después se ha consolidado ese efecto, pero el mayor golpe fue el primero. A diferencia del global nacional, no ha habido recuperación de actividades ni de autónomos en el segundo y tercer trimestre de 2020.

 

En cuanto a los sectores, en el caso de los negocios los que más lo han sufrido han sido los que más cierres suman. En el comercio, cerca de 250 negocios al por mayor y el por menor han cerrado; han sido más de 200 en el caso de servicio de comidas y bebidas, es decir, bares y restaurantes; y casi 400 en el caso de las constructoras los negocios que han desaparecido.