La deserción de la primera de 'los 12 de Cs' que deciden la moción de censura siembra el pánico y eleva la tensión
Cyl dots mini

La deserción de la primera de 'los 12 de Cs' que deciden la moción de censura siembra el pánico y eleva la tensión

María Montero, exprocuradora de Ciudadanos en las Cortes.

A dos días de la moción de censura, perplejidad en PP y Cs con la decisión de la salmantina María Montero: el Gobierno pierde la mayoría natural. El partido 'naranja' cree que no habrá más salidas y barajan invocar el pacto antitransfuguismo, pero espera un fin de semana de alta tensión.

La decisión de la procuradora de Ciudadanos María Montero de dejar el grupo parlamentario 'naranja' en Cortes ha sacudido la política regional a dos días de la moción de censura con la que el PSOE quiere desbancar a PP y Cs del Gobierno regional. La primera deserción de uno de 'los 12 de Ciudadanos' que tienen en su mano el futuro de la comunidad convierte en probable un escenario que parecía descartado, y es que la moción triunfe y Luis Tudanca sustituya a Alfonso Fernández Mañueco.

 

Por ahora, es una hipótesis, pero está un poco más cerca de cuadrar los números necesarios. El PSOE cuenta con su 35 procuradores y los dos de Unidas Podemos, 37 seguros; y si Montero se suma, ya serían 38. UPL y Por Ávila se lo siguen pensando, pero si se suman serían 40: a uno de los necesarios para que triunfe la moción. Por el otro lado, al menos, Cs recupera al procurador por Burgos que ha estado enfermos de Covid y que ha confirmado que estará en el pleno. A lo largo de la tarde el viernes, tras lo ocurrido, hasta cinco procuradores de Cs han reafirmado que votarán 'no' y que no habrá sorpresas.

 

Eso sí, el Gobierno regional ha perdido la mayoría absoluta que tenía en 41 diputados, los mínimos necesarios. Ahora tiene 40 asegurados de PP (29) y Cs (11) y suma el de Vox, que ya ha dicho que votará 'no' a la moción, lo que refuerza la disputa por otros dos escaños que van a ser claves: UPL y Por Ávila. Esas son las cuentas a esta hora, pero todo puede cambiar.

 

Por ahora, el sentido del voto de la procuradora salmantina se ha convertido en clave. No sólo por la cuestión numérica, sino por su significado estratégico. Montero no ha desvelado a quién va a dar su apoyo, pero sí que se queda, que tendrá voto y que se marcha decepcionada con las promesas de regeneración y cambio hechas hace cerca de dos años en campaña, cuando fue número '2' en la lista de Cs por Salamanca. No parece que haya decidido salir de Cs para votar con su partido o a favor del PP.

 

Fin de semana de maniobras

El movimiento ha causado cierta perplejidad en las filas del PP y cierto estupor en las de Cs. El temor es que Montero haya salido la primera, pero porque no va a ser la única deserción: los focos han convertido a todos en 'sospechosos', pero están puestos sobre personas concretas. Ante esta situación, Cs ha invocado incluso el pacto antitransfuguismo como arma para frenar movimientos.

 

Los 'populares' llevaban días acusando a Tudanca de estar intentando 'comprar' voluntades de procuradores y, aunque el socialista asegura que no llegará al poder "a cualquier precio", pocos contaban con que hubiera convencido a procuradores del pacto de Gobierno. Eso va a obligar a maniobras de protección y en el PP ya están manos a la obra y lo estarán durante todo el fin de semana, que se augura tenso hasta niveles insoportables.

 

En Ciudadanos la situación es similar. La cúpula regional sabe que el fin de semana va a ser de alto voltaje, aunque cuentan con que la de Montero va a ser la única deserción. Ciudadanos Castilla y León enmarca la salida de la procuradora salmantina en una decisión individual y afirma que no hay miedo a que se produzcan otras fugas de parlamentarios. No se sabe si es en lo que confían o si la tenían controlada. Han pedido tranquilidad entre cargos y afiliados, y proteger a los representantes institucionales, aunque parecer que pedir calma en la situación actual de Cs, el gran dañado de la tormenta política de los últimos días, puede no ser suficiente para frenar el goteo de salidas.

 

Y en el grupo de los que no se han decidido todavía, también se esperan muchas negociaciones. Está por ver la postura de UPL y Por Ávila, que no se han manifestado al cierre de esta información y que mantienen la incógnita. A estas alturas, sus respectivos votos pueden ser un tesoro para cualquiera de las partes.