La Declaración de la Renta, al 'desnudo'