La decisión sobre el ático del jefe de Fomento 'legaliza' los cerramientos anteriores a 2010

El criterio empleado por el Ayuntamiento en el caso del ático del jefe de Fomento abre la puerta a legalizar centenares de casos similares: todos los anteriores a 2010 ya estarían prescritos. Los miramientos del consistorio rigen ahora para todos.

Tradicionalmente, el Ayuntamiento de Salamanca se ha estado lavando las manos en la espinosa situación de los miles de cerramientos de áticos en los edificios de la capital. Este tipo de construcciones van contra la normativa urbanística y en esencia son totalmente ilegales. No obstante, hasta ahora el consistorio se ha reservado la potestad de actuar bien a través de denuncias de la Policía, lo más habitual, o de inspecciones rutinarias. Sin embargo, a partir de ahora esto puede quedar trastocado porque la resolución sobre el caso del ático del jefe de Fomento de la Diputación establece unas pautas que convierten en legales todos aquellos que se encuentren en la misma situación, salvo que no aplique los mismos criterios.

 

Como ha informado este medio, el Ayuntamiento ha establecido que no se puede obligar al propietario a derribar el acristalamiento de su ático. Eso, a pesar de que se hizo sin licencia, es ilegal, supone un aumento del aprovechamiento de construcción y va contra la norma urbanística, que dice que no se puede hacer cerramiento alguno en la terraza de un ático. Pero está prescrito porque se hizo antes de la nueva normativa y habrían pasado más de cuatro años desde que se construyó, con lo que ha prescrito la infracción.

 

Cuando saltó el escándalo en diciembre de 2014 por una denuncia de TRIBUNA, el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, aseguró que "respecto de los cerramientos existentes en la ciudad de Salamanca que, como saben ustedes, hay miles puede que estos cerramientos sean regulares o irregulares". Sin embargo, el expediente con el que el consistorio ha terminado por declarar prescrita lla infracción deja a las claras que eso no es así. Y es más, marca el tratamiento que habrá que dar a los muchos casos que están en la misma situación.

 

Eso supone que el Ayuntamiento de Salamanca ha convertido centenares de áticos de la ciudad en legales porque autoriza su permanencia. Esta es la 'trampa' a la que se podrán acoger los propietarios de viviendas en las que se hayan hecho cerramientos en las mismas condiciones que el del jefe de Fomento. Bastará con que estén en parecida situación, no importa si no tienen licencia o si hay una denuncia. Si pueden acreditar que están construídos antes de 2014 podrán acogerse a los plazos de cuatro años para que la infracción esté prescrita; y en ese caso, basta con demostrar que se construyó antes de 2010 (y que no se ha modificado después) para que el Ayuntamiento no pueda hacer nada. Todo lo anterior a ese año ha pasado a estar autorizado: sigue sin ser legal, pero no se puede ordenar su derribo.

 

Así que los miramientos del Ayuntamiento con este caso suponen una rendición incondicional por parte de la admnistración, que primero renunció a cobrar las licencias de obra correspondientes y que, ahora, directamente renuncia a hacer cumplir la legalidad urbanística a un buen número de edificioS.

Noticias relacionadas