La crisis, la evolución de la sociedad y la falta de fe provocan un descenso del 58% de los matrimonios católicos

La sociedad salmantina ha experimentado un descenso en la cifra de enlaces matrimoniales en la última década, tal y como reflejan los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que señalan además que las uniones por la iglesia católica se han desplomado. Desde 2007, los enlaces civiles y por la Iglesia disminuyen cada año hasta los 970 del pasado ejercicio 2011.
La sociedad salmantina ha experimentado un descenso en la cifra de enlaces matrimoniales en la última década, tal y como reflejan los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que señalan además que las uniones por la iglesia católica se han desplomado un 58% entre los años 200 y 2011.

¿Las causas? La evolución de la sociedad, la falta de fe y, especialmente la crisis, han hecho que los salmantinos prefieran o no casarse o hacerlo por lo civil, aunque la cifra de gente que renuncia al matrimonio en general es la más llamativa.

Analizando los datos en la provincia de Salamanca, se observa claramente una evolución negativa en la cifra de enlaces ya que mientras en el año 200 se produjeron 1.561, la cifra descendió hasta los 970 en el pasado año 2011, descenso que representa un 38% o 591 uniones menos.

Y para demostrar que los salmantinos desestiman cada vez más la opción de casarse por la iglesia católica, los datos señalan que en el año 2000 hubo 1.236 enlaces matrimoniales por los 529 de 2011, cifra que delata un descenso del 58%, mientras que hay un aumento de las bodas civiles (324 en 2000 y 439 en 2011) con una subida del 17%.

Otro datos curioso que se desprende de estos números es la evolución negativa que con el paso de los años acumulan los matrimonios en la provincia de Salamanca ya que desde el año 2000, la tendencia es negativa hasta el año 2011, momento en el que los enlaces bajan del millar (970), con previsiones iguales o peores para este 2012.

Así, loa matrimonios civiles y católicos no llegan a igualarse pero sí se aproximan mucho, aunque aún son más las parejas que desestiman contraer matrimonio por el papeleo y el dinero que cuesta preparar un enlace, y más en los momentos de crisis actuales.

Por último, la relación de datos indica que, como es lógico por el buen tiempo, los meses de julio y agosto son los que más enlaces aglutinan en Salamanca mientras que los más fríos, enero, febrero y diciembre se encuentran en el lado opuesto.