La crisis del Covid frena la salida del 'stock' de vivienda vacía del 'boom' del ladrillo de hace diez años
Cyl dots mini

La crisis del Covid frena la salida del 'stock' de vivienda vacía del 'boom' del ladrillo de hace diez años

El precio de la vivienda subió en Castilla y León el último trimestre.

El número de viviendas en excedente producido en la crisis financiera se ha reducido a la mitad en diez años, pero el pasado 2020 fue uno de los peores.

La crisis del Covid ha impedido que el 'stock' de vivienda nueva de Salamanca se vacíe al ritmo de otros años y sólo 103 han desaparecido de la lista de las que están terminadas y en venta desde hace años. El pasado 2020 terminó con 2.610 viviendas en la lista del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbanana, un catálogo que engrosó en la ya lejana crisis de la deuda soberana y que todavía no termina de diluirse.

 

Según los datos de la estadística ministerial, en 2011 había en Salamanca 4.391 viviendas nuevas sin vender en 'stock'. Fue el excedente acumulado de los años del 'boom' inmobiliario que quedó sin mercado cuando se produjo la crisis económica. Ese excedente de pisos de nueva promoción que no se vendían se ha ido liberando progresivamente cada año, pero este 2020 ha tenido un cierto parón.

 

El año pasado sólo se redujo un 3,80% el total de vivienda en 'stock', hasta las 2.610, desde las 2.713 de finales de 2019, aunque es de las que más ha liberado este pasado año en Castilla y León. La reducción de este excedente había oscilado entre un mínimo del 5% y el 17% entre 2011 y 2012, cuando afloró el problema. Ahora mismo el parque de viviendas nuevas que no se venden y que proceden del 'boom' del ladrilo es del 1,08% del total en Salamanca.

 

Castilla y León consiguió reducir el ‘stock’ de casas nuevas sin vender a pesar de la pandemia del COVID-19 durante 2020 e inició 2021 con un excedente de 31.342. Aunque las restricciones afectaron al mercado inmobiliario, la Comunidad fue una de las autonomías que logró absorber parte de las viviendas que esperan comprador, tras la bolsa generada por la crisis derivada del ‘boom’ del ‘ladrillo’.

 

Por tanto, según los datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Castilla y León inició 2021 con un total de 31.342 viviendas nuevas a la espera de comprador, lo que supone un 1,14 por ciento menos de la cifra registrada un año antes, cuando era de 31.703. Por tanto, se dieron salida a 361 casas en un ejercicio complicado para las compraventas, ante el confinamiento, los toque de queda y las restricciones establecidas por las administraciones para combatir al virus.