La crisis bancaria reduce el número de sucursales a su mínimo desde 1980 en Salamanca

La banca cerró en Salamanca cerca de 135 oficinas en los años de la crisis financiera, entre 2009 y 2017, cuando todavía habrá cierres. Es su cifra más baja desde 1980. Un tercio de las sucursales bancarias han desaparecido.

La crisis del sector financiero se ha llevado por delante miles de empleos y ha provocado el cierre de centenares de sucursales, especialmente en el mundo rural, donde cada vez son menos los que pueden abrir la puerta de una oficina bancaria o disponer de un cajero automático. En grandes números, el sector ha reducido su tamaño en un tercio a base de fusiones, ERE y ajustes de todo tipo.

 

Ahora, sabemos que el sector bancario despidió a más de 82.000 personas desde 2009 y hasta el año pasado y que cerró más de 17.000 localidades. En el caso de Salamanca, las cifras son también abultadas. En la provincia, en junio de 2009 había 399 sucursales de todos los bancos y cajas; en el boletín del Banco de España de julio, último disponible, se refleja que la provincia tiene ahora 265 oficinas bancarias (datos de marzo) en los que tenemos 8.700 millones de euros en depósitos y otros 5.800 millones en créditos.  

 

En cuanto al cierre de sucursales, la pérdida de esas más de 130 oficinas bancarias supone que desde 2009 y hasta este año cada mes ha cerrado una sucursal. El parque de sucursales está en su mínimo desde junio de 1980: desde entonces nunca había tenido tan pocas.  Un ajuste que llega a las mil sucursales menos en Castilla y León.

 

Los grandes afectados de esta reducción de oficinas han sido los trabajadores y, por otro lado, los pequeños municipios. Con una red menos extensa, no se llega a todos los pueblos como ocurría antes, donde en casi todos los de cierta dimensión había una oficina de las cajas de Castilla y León. Y si no hacen falta tantas oficinas, sobran empleados. Este 2016 ha sido muy duro en este sentido. A nivel nacional, las principales marcas van a despedir a 5.000 personas y hasta 2018 está previsto que se vayan a la calle 21.000 empleados.

 

 

82.000 EMPLEADOS A LA CALLE

 

La banca española suprimió 82.285 empleos entre 2009 y 2016, lo que equivale al 30% de su plantilla y supone la eliminación de 28 puestos de trabajo diarios en este periodo, según datos del Banco de España facilitados por el Gobierno a Izquierda Unida (IU), que precisa que en 2016 se eliminaron 9.565 empleos, un 87,7% más que durante el ejercicio anterior. En los años que comprenden la crisis financiera, las distintas entidades que operan en territorio español, además, cerraron un total de 17.019 sucursales bancarias, una media de 6 oficinas al día. En 2016 se suprimieron 2.279 oficinas bancarias, un 154% más que en 2015.

 

Según los datos que maneja IU, incluidos en la 'Solicitud de informes y documentos' del diputado Ricardo Sixto, la banca española contaba con 268.959 puestos de trabajo en 2008, el año en el que dio comienzo la crisis financiera, frente a los 186.674 empleos correspondientes al cierre del ejercicio 2016. En este mismo periodo, las entidades financieras han pasado de tener 45.660 sucursales, a las 28.641 que había a finales de 2016.

 

El Ejecutivo también ha informado a IU, citando a Eurostat y al Banco Central Europeo (BCE), de que desde 2005 hasta 2014 España ha ocupado en todos los años del periodo el segundo puesto en el ranking de oficinas por habitante dentro de la Unión Europea, mientras que en 2015 --últimos datos disponibles-- España ascendió al primer puesto de la clasificación.

 

No obstante, el territorio español contaba con 0,67 oficinas bancarias abiertas para cada habitante en 2015, frente a las 0,95 correspondientes a 2005. Entre los países que han mejorado esta ratio en este periodo, se encuentran Francia, Portugal o Polonia.