La cosecha de cereales de Salamanca... ¿camino de la perdición?
Cyl dots mini

La cosecha de cereales de Salamanca... ¿camino de la perdición?

(Foto: Chema Díez)
Ver album

La ausencia total de precipitaciones, las altas tempraturas durante el día y la aparición de un viento cálido están dando al traste con una de las cosechas de cereales mejor presentada en Salamanca en los últimos años. El sector, muy preocupado por este hecho, mendiga lluvia.

Las previsiones negativas que ya barruntaba el sector agrícola en la provincia de Salamanca se han cumplido de lleno. Y es que, sigue sin llover y, lo peor, es que no parece que esta situación vaya a cambiar en el corto o medio plazo para desastre de una de las cosechas mejor presentada de los últimos años en la provincia.

 

Por ello, existe una gran preocupación entre el sector, tal y como, quedó claro en la celebración de la mesa de cereales de este 10 der abril, en la que varios profesionales mostraron su preocupación por este hecho.

 

Uno de ellos, Jesús Escudero, relató a TRIBUNAsalamanca.com que el cultivo más perjudicado hasta el momento "es la avena porque la superficie está destrozada y las previsiones son muy negativas. Hay muchas zonas que ya no se van a poder recuperar en ningún porcentaje", indicó.

 

En lo que se refiere al trigo y la cebada, "hay más irregularidad porque las zonas con un suelo menos fértil están ya en un avanzado estado de desastre, mientras que en las mejores aún hay opciones de salvar la cosecha en su totalidad, pero tiene que llover", explicó.

 

Ante este hecho, los cereales se están viendo afectados por algunas enfermedades y hongos que, por si fuera poco, no se pueden tratar con fertilizantes, porque "sería peor para el cultivo porque el hecho de no llover hace que la planta se seque aún más y el tratamiento no sea efectivo, más bien todo lo contrario".

 

Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) no son muy optimistas para los intereses de los agricultores de la provincia de Salamanca ya que de cara a las próximas jornadas indica unas temperaturas máximas de entre 22 y 27 grados hasta la jornada del Sábado Santo, cuando los termómetros bajarán hasta los 19º de máxima y 7º de mínima, con una probabilidad de precipitaciones del 45%, pero sin lluvia asegurada.

 

Así, el campo mira al cielo desesperado, pero de momento no halla agua en su búsqueda...

Noticias relacionadas