La cosecha de 2011 supera los valores medios de producciĂłn de la Ăşltima dĂŠcada

El rendimiento en Salamanca alcanza los 3.000 kilogramos por hectĂĄrea esta campaĂąa por los 2.600 de la media del periodo 2001-2010

La cosecha de cereales de esta campaĂąa en la provincia de Salamanca puede tildarse de "buena" puesto que supera el rendimiento medio del pasado ejercicio 2010 y de la Ăşltima dĂŠcada. AsĂ­ lo indican los datos facilitados por la consejera de Agricultura y GanaderĂ­a, Silvia Clemente, que anuncian ademĂĄs que en Castilla y LeĂłn la cosecha de cereales ha aumentado un 10% en relaciĂłn al pasado ejercicio y un 13% teniendo en cuenta los valores medios de la Ăşltima dĂŠcada (2001-2010).

De este modo, la media de la provincia para el conjunto de cereales en la campaĂąa actual asciende a 3.000 kilogramos por hectĂĄrea, muy por encima de los 2.600 del ejercicio 2010 y de la media de la dĂŠcada 2001-2010. Sin embargo, no alcanza los niveles que refleja el ĂĄmbito regional porque en Castilla y LeĂłn, la media de esta campaĂąa asciende a 3.500 kilogramos por hectĂĄrea, por los 3.200 del pasado aĂąo 2010 y muy por encima de los 2.800 kilogramos de la Ăşltima dĂŠcada.

El trigo se lleva la palma
Por cultivos, el trigo es el que ofrece unos valores productivos mayores, con un rendimiento medio de 3.600 kilogramos por hectĂĄrea en la actual campaĂąa, por los 2.800 de la pasada cosecha del aĂąo 2010. En la cebada, las cifras desciendenn hasta los 2.900 kilos de este aĂąo y los 2.600 de la temporada pasada.

MĂĄs lejos quedan aĂşn los niveles de la avena y el centeno; en el primer cultivo, la compraciĂłn entre 2011 y 2010 presenta datos muy similares, con alrededor de 2.200 kilos por hectĂĄrea, mientras que en el centeno la media productiva ha aumentado en 400 kilogramos en los dos Ăşltimos aĂąos, pasando de los 1.730 de 2010 a los 2.030 de la presenta campaĂąa.

ValoraciĂłn
Para el presidente provincial de Asaja y de la CĂĄmara Agraria de Salamanca, Vicente de la PeĂąa, los niveles ofrecidos por la Junta son "mĂĄs o menos los esperados y se cumplen las previsiones que venĂ­amos manejando, aunque es cierto que en la cebada se ha obtenido menos rendimiento del esperado en un principio", concluye.