La Copa de la Reina de baloncesto no se disputará en Salamanca porque Würzburg no tiene capacidad

Perfumerías Avenida ha renunciado de manera voluntaria a la organización de la Copa de la Reina de baloncesto. La decisión se basa en las limitaciones que tiene el pabellón de Würzburg que impiden cubrir la demanda de entradas y ante la falta de otra instalación en Salamanca. 

El CB Perfumerías Avenida ha comunicado su renuncia voluntaria a organizar la próxima Copa de S.M la Reina, prevista para el mes de enero de 2018, en Salamanca. Ante la imposibilidad de poder contar con un recinto de las dimensiones necesarias, las condiciones de espacio requeridas para albergar un evento de estas características hacen que el pabellón de Würzburg no sea un lugar apropiado para este evento.

 

El CB Perfumerías Avenida tenía el deseo de ofrecer a todos sus fieles aficionados y a la ciudad de Salamanca una Copa en casa, pero el espacio disponible en Würzburg, dada la demanda de entradas para aficionados del resto de equipos participantes, dejaría apenas 900 localidades para la Marea Azul. De igual forma sucedería con el resto de aficiones, que no tendrían cabida en las fases finales de la competición.

 

Por ello, se ha preferido retirar la candidatura, deseando poder presentarla en el próximo año con un proyecto completo y elaborado en tiempo y forma, como ha sucedido en los últimos años, y contando con un recinto más amplio y adecuado a las necesidades.

 

Esta renuncia pone en evidencia que las instalaciones deportivas de Salamanca están obsoletas y lo poco que hay mal utilizado porque habría habido una posibilidad de haberse podido utilizar un recinto como el Multiusos Sánchez Paraíso. 

 

Desde Perfumerías Avenida transmiten su disculpa ante la afición y las del resto de Liga DIA por los posibles inconvenientes ocasionados, si bien estamos seguros que la Federación Española de Baloncesto elegirá para la próxima Copa una sede perfecta para disfrutar de la fiesta del baloncesto femenino nacional.

 

El club salmantino había mostrado su disposición a organizar la próxima edición copera en el mismo momento en que renunció el Stadium Casablanca de Zaragoza. Por un lado su pretensión era poder ofrecer a su afición la posibilidad de vivir una Copa en casa sin que tuviera que desplazarse a otra ciudad y además se veía como un buen escaparate como anunció de una ciudad entregada al baloncesto en un año en el que se disputará en España el Mundial femenino. 

 

Todo aun a sabiendas de las limitaciones de Würzburg, recinto que además de la Copa de la Reina habría tenido que acoger la Minicopa porque tampoco hay otro sitio donde poder celebrar esta cita en Salamanca. Carencias por todos los lados que finalmente han provocado que Avenida 'pase palabra' a la espera de que en el futuro tantas carencias se puedan subsanar.