La constructora PAS se disuelve tras no superar un concurso de acreedores

Pavimentos Asfálticos Salamanca, una histórica del sector de la construcción, entra en liquidación definitiva tras no poder superar el concurso de acreedores que solicitó hace más de cuatro años.

La empresa PAS Infraestructuras y Servicios, una histórica de la construcción en Salamanca, ha entrada en fase de disolución y será liquidada en los próximos meses poniendo fin a una trayectoria de décadas. Así se ha confirmado esta mañana en el BOE, donde el Juzgado de 1.ª Instancia n.º 4 y Mercantil de Salamanca ha confirmado el inicio de la última fase del concurso de acreedores que inició en 2012 y que no ha podido superar. La empresa se disuelve y pasa al control de un administrador concursal, y una vez se complete el proceso desaparecerá. Actualmente tenía un centenar de trabajadores.

 

La noticia ya era conocida esta mañana en los ambientes judiciales de la ciudad dado el volumen de la empresa. En sus últimas cuentas públicas, sus activos rozaban los 60 millones de euros a pesar de que estaba en pérdidas. La empresa, una histórica del sector de la construcción, fue dirigida durante años por el conocido empresario Mariano Rodríguez y, a su muerte, quedó en manos de su familia; su hijo Óscar Rodríguez Mateos fue nombrado administrador único. Ha seguido contratando obra pública en los últimos años. Cargos de PAS, miembros de la familia Rodríguez y el antiguo grupo MRS crearon hace unos años una nueva constructora, Hispánica de Viales.

 

Según la resolución publicada, se abre la quinta fase de liquidación del concurso de acreedors, a solicitud de la propia empresa ante la imposibilidad de cumplir el convenio aprobado mediante propuesta de convenio, y judicialmente por sentencia de fecha 31 de julio de 2012. Esta quinta fase es la reservada en los concursos de acreedores para establecer una quita una vez no se ha cumplido el convenio de pagos; la quita no podrá ser superior al 50%.

 

Ese convenio reflejaba un plan para saldar su deuda con sus principales acreedores firmado hace más de cuatro años, pero que no ha sido capaz de cumplir. El motivo, que tenía una deuda realmente inasumible y que aunque ha seguido contratando obra no podía cumplir con los pagos comprometidos.

 

El mismo anuncio declara la disolución de la mercantil y restablece a la Administración Concursal, Miguel Ángel Martín Herrero, en las funciones que ya hizo en las primeras fases del concurso. Se decreta la suspensión del ejercicio de las facultades de administración y disposición de los administradores de la concursada sobre los bienes integrantes de la masa activa del concurso, siendo sustituidos por el Administrador concursal con todos los efectos.