La constructora del parque de Garrido se ha ofrecido a terminarlo sin cobrar un euro

Estado de las obras del parking y parque de Garrido. Foto: De la Peña

La concesionaria del parking y el parque presentó alegaciones a la decisión del Ayuntamiento de asumir la obra y se comprometió a terminarlo sin coste alguno para el municipio, pese a lo que el equipo de Gobierno ha preferido gastar más de 600.000 euros.

La empresa concesionaria del parking subterráneo y el parque de Garrido se ha ofrecido al Ayuntamiento de Salamanca a terminar la obra sin coste alguno para las arcas municipales, tal y como se reflejaba en el contrato original. Y se ha mostrado de nuevo dispuesta a hacerlo cuando el equipo de Gobierno se ha empeñado en asumir la obra y gastar en ella 1,5 millones de euros entre ejecución material y trámites. Así se desprende de la documentación revelada este martes en la comisión de Fomento, que pone de manifiesto que la concesionaria sí quería terminar la obra, pese a lo cual el Ayuntamiento ha decidido asumirla con un sobrecoste y unos 'lujos' de decenas de miles de euros.

 

La postura de la concesionaria, Santher, se ha conocido al recibir los grupos municipales la documentación que Ganemos Salamanca había solicitado sobre el nuevo proyecto de las obras del Parque de Garrido. Textualmente, la empresa se compromete a finalizar la obra conforme al proyecto y asumiendo las mejoras hechas.

 

La obra del parking y el parque le fue adjudicada en septiembre de 2014 y tenía que haber estado terminada hace un año. En octubre de 2014 Fernández Mañueco ya presentó un proyecto de parque, valorado entonces en 875.000 euros, y que anunció pagaría íntegro la empresa. El golpe de efecto se produce en febrero de este año 2016, cuando en una rueda de prensa sorpresa el alcalde anuncia que se ha cambiado el proyecto original, que pagaba íntegramente la empresa constructora, y ahora le costará 600.000 euros extra al Ayuntamiento, y que también va con retraso porque se prometió para después de este verano.

 

Este nuevo proyecto es un empeño del equipo de Gobierno, que quiere hacer un parque con pocas diferencias con respecto al proyecto original, pero con una variación fundamental: si el primero se ofreció a pagarlo la empresa, ahora costará una importante cantidad de las arcas municipales, una vez se licite el contrato y se conceda la obra. Sin embargo, esto es un empeño injustificado porque la empresa concesionaria está dispuesta a hacer el parque a que se comprometió, que es casi el mismo que ahora se pretende hacer: se diferencian en 26 árboles, una cancha deportiva y en una fuente que pasa de una esquina al centro, y a costar 120.000 euros.

 

Así se confirma con las alegaciones del actual adjudicatario de las obras  que se compromete a la terminación total de las obras sin coste para el Ayuntamiento, según ha desvelado el concejal de Ganemos, Gabriel Risco. Su grupo insiste en exigir la terminación de las obras del parque de Garrido sin mayor coste para la ciudadanía, lo que significa que el equipo de Gobierno renuncie a su pretensión de asumir el sobrecoste. Y considera que en el nuevo proyecto hay costes que suponen un escándalo para la ciudadanía como las papeleras de 541 euros o un banco de 93.000 euros.