La construcción del vial y la plataforma, a la carrera para cumplir sus plazos

A la obra le quedan poco más de dos meses desde la firma del acta de replanteo para terminar en plazo y es una de las complicaciones que tiene el enclave hospitalario.

La apertura del nuevo y esperado Hospital de Salamanca depende de dos obras, la nueva calle que construye el Ayuntamiento de Salamanca y la plataforma que la unirá a las puertas del hospital, que ejecuta la Junta. Sin ellas, no hay acceso posible, y tampoco es posible que el nuevo centro hospitalario empiece a operar con normalidad, y es aquí donde aparecen algunas dificultades. Su fecha tope de finalización es el día 7 del mes de marzo de 2020, cuando se cumplen los doce meses de plazo, y a dos meses vista no parece fácil que se cumpla.

 

Sobre el terreno, hay cosas que se ven y que no se ven. La obra lleva casi diez meses en marcha y está rematándose un aspecto vital, el muro de contención que protegerá el hospital y su acceso de posibles crecidas del Tormes. Le quedan, según ha explicado el alcalde, Carlos García Carbayo, 40 metros de recorrido. Debajo está el colector, que ya se terminó. Y faltaría hacer la urbanización de la calle que dibuja el muro y poner su mobiliario.

 

El nuevo Hospital tiene ya declaración de fin de obra, ha pedido licencia para sus cocinas, tiene un plan de traslado (previsto para el segundo semestre de 2020) y, este mismo martes, se ha visto que hay instalaciones muy adelantadas como la cocina o la zona quirúrgica; otra cosa será el uso completo, que se irá cerca de 2022.

 

Pero para que todo ello pueda empezar a usarse, hay que terminar los accesos. La construcción arrancó el pasado 7 de marzo de 2019 (fecha del acto de replanteo) no sin haber sorteado problemas y dificultades; de hecho, hubo que romper el contrato tras adjudicarlo una vez a una empresa que no pudo asumir la obra, y eso retrasó casi seis meses todos los plazos.

 

Cuando empezó la obra, se contaba con doce meses de plazo de los que ya han consumido casi una decena, pero los trabajos no terminan de progresar. Arrancaron bien con los trabajos previos de desbroce y limpieza, la instalación del colector, pero se han complicado con el muro de 14 metros.

 

Los primeros tramos de muro deberían haber empezado a instalarse en el cuarto mes de plazo según el cronograma de la obra, que se cumpían en julio, pero no fue hasta noviembre que empezaron a ponerse las primeras piezas. Entre los posibles motivos, el hecho de que los muros son prefabricados y después colocados en su lugar, y según explicó el consistorio en verano, estaban en proceso de fabricación. Una vez han sido proporcionados pudo comenzar su instalación, que estaba previsto se prolongara durante unos tres meses, que deberían cumplirse a comienzos de febrero. El muro sigue creciendo y dibuja ya la nueva calle, pero no está terminado.

 

La fecha tope para acabar todo el vial, no solo el muro, era el mes de mayo, que se acerca sin que apatentemente sea posible cumplir. Y afectan también al avance de la obra de la plataforma de acceso, que ejecuta la Junta, y que va acompasada en fechas.

 

Así que la obra del vial, una inversión millonaria, avanza 'al límite' de fechas para ir cumpliendo sus plazos. Eso ha llevado a posponer la apertura parcial prevista, que ya ha superado fechas. Según el cronograma, estaba previsto tener terminada la instalación de muros en el sexto mes de obras en el tramo final, y su posible puesta en servicio en el mes noveno: es decir, a comienzos del mes de diciembre de 2019. Eso ya no es posible. Esto permitiría el acceso al hospital por la parte final de esta nueva calle, en el lado de doctor Ramos del Manzano, pero no antes de finales de este año. Una nueva fecha de referencia para el complicado entramado de obras del Hospital de Salamanca, que parecen no terminar nunca.

TE PUEDE INTERESAR: