La Consejería permitirá vacunar ‘a la carta’ frente a la brucelosis

Por zonas. Los ganaderos que decidan voluntariamente dejar de vacunar recuperarán la calificación sanitaria de su explotación dentro de tres años, periodo que debe transcurrir desde la última vacunación
J. M. S.

La Dirección General de Producción Agropecuaria de la Consejería de Agricultura y Ganadería trasmitió ayer a COAG su decisión de permitir a partir del año 2011 la vacunación “a la carta” frente a la brucelosis bovina con B-19 en las novillas de reposición en la zona de vacunación encuadrada dentro de la zona de especial incidencia de brucelosis bovina que actualmente está declarada en la provincia de Salamanca.

Por este motivo, aquellos ganaderos que decidan voluntariamente dejar de vacunar sus animales frente a esta enfermedad, recuperarán la calificación sanitaria de su explotación T3B4 dentro de tres años, periodo de tiempo estipulado por la normativa vigente que necesariamente debe transcurrir desde la última vacunación de los animales para que la explotación pase a ser calificada, liberando los movimientos de los animales. Los ganaderos que, por el contrario, quieran continuar vacunando los animales de reposición con la vacuna antibrucelar B-19, deberán esperar esos tres años a contar desde el momento en el que se apliquen las últimas dosis de la vacuna para poder recuperar la calificación sanitaria y mover libremente sus animales.

Para COAG, la Dirección General ha tomado esta decisión “en base a unos criterios económicos que no están justificados al 100% de forma sanitaria, ya que la Consejería no puede asegurar que no se vuelva a producir otro brote de brucelosis bovina en Salamanca”, al no haberse eliminado totalmente la enfermedad de las explotaciones de la provincia.

A este respecto “COAG siempre ha apostado por el mantenimiento de la vacunación de los animales de reposición con la vacuna B-19 como estrategia en la lucha contra la brucelosis bovina siempre que se eliminara la restricción de movimientos de los animales, hecho defendido desde el año 2005 cuando se aprobó el actual programa de vacunación”. Tal y como aseguran desde la propia organización, “ya en ese momento COAG instó a la Consejería a que aunara esfuerzos y trabajara para modificar la normativa que regula esta enfermedad en lo referente a la restricción de movimientos de los animales que sufren las explotaciones que vacunan frente a la brucelosis y que perjudica tanto a los ganaderos, a pesar de lo cual esta normativa sigue en vigor a día de hoy”.

Unidades con prevalencia cero
Por otro lado, y a petición de COAG, la Dirección General de Producción Agropecuaria ha confirmado que en aquellas Unidades Veterinarias en las que la prevalencia de la enfermedad sea cero, se llevará a cabo una única revisión de los animales dentro de las campañas de saneamiento ganadero.