La conductora que atropelló a un anciano mantiene su autoría

En Villar de Ciervo. El joven al que los vecinos señalan como el piloto del vehículo en el momento del accidente no declaró.
E. G.

Los implicados en el atropello mortal registrado a finales de agosto en el municipio de Villar de Ciervo, en el que falleció Miguel García Rivero –el día del accidente cumplía 90 años– declararon ayer en los Juzgados de Ciudad Rodrigo. En su comparecencia, la mujer que desde el momento del accidente se identificó como la conductora del turismo volvió a ratificar esta versión, al igual que el resto de los implicados. Sin embargo, el joven que los vecinos apuntaron desde un principio como el “verdadero” conductor del turismo Onda Civic –hijo de la mujer acusada– no declaró por petición de la jueza.

La que por el momento se considera conductora del turismo declaró que tras el atropello mortal, auxiliaron a la víctima antes de huir del lugar de los hechos, donde volvió horas más tarde, según señaló en su declaración. Versión mantenida por otros dos implicados, que viajaban en el vehículo –la hija de la mujer acusada y el yerno– y por otro de los hijos de la imputada.

En las declaraciones hubo diversas contradicciones, según informaron a este periódico fuentes cercanas al caso. Entre ellas, una llamada que la acusada efectuó a su yerno –según quedó comprobado en la comparecencia–. Mientras que la presunta conductora del turismo señaló que se marchó del lugar del accidente y que no le llamó, sino que se lo encontró en el camino; la pareja de su hija aseguró no haber recibido ninguna llamada de su suegra.

Por último, aseguraron que en el vehículo que atropelló a Miguel García Rivero, el 28 de agosto, viajaban la acusada, su hija, el yerno y el joven que los vecinos del municipio Villar de Ciervo aseguraron en el momento de los hechos haberle visto al frente del vehículo.

Durante la comparecencia, que comenzó a las 11.00 horas y finalizó sobre las 15.00 horas, con la ausencia del Ministerio Público, un guardia civil testificó que el hermano del supuesto conductor –según los testigos– le declaró que éste “tiene antecedentes” y que era el “conductor” del turismo, extremo que negó en su declaración, según informaron fuentes cercanas a la investigación.

El accidente se registró sobre las 8.00 horas del citado día en la carretera que une Villar de Ciervo con Puerto Seguro. Según las primeras informaciones, en el turismo que se dio a la fuga, aunque regresó horas después lo conducía una mujer de 57 años y en el que viajaban tres personas más, dos de ellas hermanos.

Sin embargo, desde el momento del accidente fuentes vecinales apuntaron que la mujer pudo autoinculparse pero que al volante iba un joven, acompañado por varios más, que volvían a La Bouza tras pasar la noche en las fiestas de Villar de Ciervo.