La compra de las tres primeras furgonetas eléctricas del Ayuntamiento incluirá la instalación de puntos de carga

Foto: EUROPA PRESS

El Ayuntamiento adjudica el arrendamiento de tres furgonetas eléctricas para los servicios de mantenimiento, y la empresa que las proporcionará ofrece incluir puntos de carga.

El Ayuntamiento de Salamanca va a incorporar las tres primeras furgonetas totalmente eléctricas para el parque municipal y, de paso, va a paliar la falta de puntos de recarga. La ciudad se ha quedado atrás en este tipo de movilidad por la falta de desarrollo del plan de movilidad; el resultado es que se ha dado la espalda a los vehículos eléctricos, ya que la ciudad carece de una red pública de puntos de carga, de los que tampoco hay en las dependencias municipales.

 

Esta falta va a empezar a solucionarse con la incorporación de tres nuevas furgonetas mediante un contrato de arrendamiento por 132.000 euros para los próximos cuatro años; el presupuesto inicial era de 50.000 euros/año. La incorporación de vehículos limpios a la flota municipal es una propuesta del PSOE. Ya consiguió que la Policía Local tuviera sus primeros coches patrulla con tecnología híbrida, que empezaron a funcionar a finales del año pasado, y ahora hace lo propio con las cinco furgonetas.

 

La empresa adjudicataria, Arval Service Lease, ha ofrecido como mejora en su oferta la instalación de puntos de carga para abastecer de electricidad estas furgonetas 100% eléctricas. Eso sí, la empresa no se hará cargo del mantenimiento ni el seguro de los puestos de carga y tampoco se ocupará de tramitar alguna posible ayuda a la compra de los vehículos o los puntos de carga. También ha ofrecido climatización en todos los vehículos.

 

Salamanca está bastante atrasada en materia de movilidad eléctrica, y concretamente en cuanto al desarrollo de una red de puntos de carga imprescindible para asegurar la autonomía de funcionamiento. Así, la capital carece de cargadores en la vía pública de titularidad municipal para que usuarios de vehículos eléctricos puedan recargar sus baterías y la red de recarga depende de los puntos instalados en centros privados como hoteles, el parking del Hospital o negocios privados.

 

Esto puede empezar a cambiar con estos primeros puntos de carga para estas furgonetas, que presumiblemente se pondrán en dependencias municipales. Y con la moción aprobada en el pleno de septiembre para estudiar de inmediato cuántos puntos hay que poner y dónde para crear una red municipal de puntos públicos. El plan de movilidad incluye 18 puntos de recarga en vías públicas y 36 en aparcamientos públicos, todos gratuitos: no se ha puesto ninguno. La red de cargadores se limita a los de la Usal en facultades y campus y los que tienen hoteles y negocios privados.