La ciencia regional y sus aplicaciones territoriales a Castilla y León (II)

En un número anterior de Tribuna, la semana pasada, aún en febrero, publiqué la primera parte de este artículo, en el que tuve ocasión de referirme a temas territoriales que pueden ser de interés para los lectores de nuestro diario digital en Castilla y León. Empezando por el concepto de estructura económica, con sus seis dimensiones: material, a medir fundamentalmente con las Cuentas Nacionales; espacial, vía análisis regional; temporal, con series cronológicas y números índices; social, visitando los temas de las diferencias de renta de los distintos colectivos; tecnológica, en la idea de si hay no o empresarios schumpeterianos; y por último, las cuestiones ambientales a estudiar por las diferentes vías ecológicas.

 

  1. LOS MOVIMIENTOS MIGRATORIOS DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA DURANTE EL PERIODO 1951-1960

 

Dentro del esquema planteado, me ocuparé ahora del tema de la dispersión demográfica en España, a raíz de la publicación por el INE de los Avances del censo de la población y de las viviendas de 1960[1]. Que me permitió estudiar algunos aspectos de nuestra evolución demográfica durante el decenio intercensal 1951-1960. Un estudio que fue publicado en la Revista de Economía Política, del CSIC, cuando era dirigida por el Prof. Enrique Fuentes Quintana[2].

 

A lo largo del decenio estudiado, la emigración de españoles al exterior fue muy superior a lo que generalmente se creía. La cifra de salida neta de unos 90.000, como promedio anual —con tendencia a aumentar en los últimos años de la década—, era una expresión bien contundente de la corriente de los trabajadores que se veían forzados a abandonar el país, casi siempre por causas económicas. Con el gran acicate de la proximidad geográfica al Mercado Común Europeo, por entonces en pleno auge como consecuencia del proceso de integración.

 

Las migraciones interiores también fueron muy importantes durante el señalado decenio intercensal. El aumento de población por inmigración en las diez provincias con saldo migratorio positivo, fue de algo más de 100.000 personas como promedio anual. Naturalmente, con Cataluña, País Vasco y Madrid a la cabeza.

 

El resultado espectacular de esas migraciones interiores (junto con las exteriores) se sintetiza en el despoblamiento en el censo de 1960, respecto al de 1950: toda una amplia zona interior del país, que abarcó el 44 por 100 de la superficie total y el 24,02 de la población en 1950, cayendo un 4 por 100 en el decenio. Para después acelerarse esa caída.

 

Aunque el fenómeno del despoblamiento no era nuevo en España, nunca había presentado una intensidad semejante. “De no corregirse tenderá a hacerse aún más fuerte –dije entonces—, pues el margen entre el nivel de vida de las provincias en despoblamiento y las de inmigración neta no cesa de crecer”. Todo un aviso de lo que llegaría más adelante: lo que ahora llamamos la España vacía (Sergio del Molino dixit). Un tema que hoy está más que de moda, y que incluso ha planteado un cambio en la nomenclatura ministerial, al establecerse el reto demográfico junto a la transición ecológica en un mismo departamento del gobierno.  

 

También un tema de gran importancia en Castilla y León, que siendo la mayor región de España (y de toda la UE), está en curso de despoblación acelerada, sin que hasta ahora las medidas propuestas para frenar ese proceso hayan tenido resultados positivos.

 

  1. CENTROS DE GRAVEDAD

 

Después de mis estudios demográficos de 1965, más adelante, en 1968, con ocasión de preparar la lección magistral de mis oposiciones a Cátedra, trate de obtener una síntesis de cómo se distribuía la Renta Nacional desde el punto de vista espacial en España, sobre cómo evolucionaban los centros de gravedad a que luego me refiero.

 

En relación con el concepto que aquí planteamos, en Física, centro de gravedad es el punto en donde se equilibran todas las fuerzas de atracción que actúan sobre un mismo cuerpo[1]. Por analogía, llamamos centro de gravedad, en economía regional, al lugar de un espacio (en este caso concreto España), donde se equilibran las propias fuerzas económicas en sus distintas variables, con la diversidad de un centro de gravedad demográfico por la población, económico por el PIB, y financiero por los depósitos bancarios[2]. Sobre la base de existir ya información estadística sobre esas tres variables.

 

¿Cómo determiné los centros de gravedad ya citados? Para los tres, seguí el mismo método, cambiando únicamente la variable tomada en consideración: población, PIB y depósitos.

 

Con la metodología adecuada, que no voy a exponer aquí en detalle, cada centro de gravedad vino dado por dos algoritmos: uno para la longitud geográfica (punto del meridiano); y el otro, para la latitud (punto del paralelo), con lo cual pude determinar, en cada caso, las correspondientes coordenadas geográficas, sobre un mapa de España. Apreciándose el recorrido de cada uno de ellos en el territorio a lo largo de los cuatro años investigados para cada caso. Con una clara evolución de los centros por el cuadrante nordeste de España (Bilbao/Barcelona/Valencia/Madrid), el claramente más próspero, en la dirección marcada por su respectiva senda, coincidentes con el espacio Madrid-Zaragoza, en un área correspondiente a la provincia de Guadalajara.

 

 

En el gráfico que acompaña a este artículo, se expresa el resultado gráfico para los años indicados en el caso de cada centro de gravedad, con referencia siempre al centro geográfico (Madrid, Cerro de los Ángeles).

 

 

Recordaré que el equipo de Papeles de Economía, dirigido por el Profesor Fuentes Quintana, actualizó los tres centros de gravedad por mí detectados, para la década de 1990. Y creo que hoy podría hacerse otro tanto (en la década 2011/2020), por algún doctorando, para fijar la ubicación en una etapa muy reciente de nuestro crecimiento.

 

Es una mera hipótesis a comprobar, la idea que tengo de suponer que los centros en cuestión están retornando en dirección Sureste, hacia Madrid. Por lo que es un crecimiento desigual a favor de la capital de España, en su aspiración teórica de adelantar a Barcelona en expansión. Ya en 2019 el PIB capitalino resultó mayor que la suma de las cuatro provincias catalanas.

 

Visto lo anterior, tanto por la demografía, por la evolución de los centros de gravedad –en hipótesis sólo para la época más reciente—, la España vacía es una primera apreciación. Segundo, la actividad económica tiende a concentrarse en el cuadrante Nordeste de España, el de mayor peso demográfico, PIB y ahorro, en una tendencia difícil de cambiar, y en contra de mejores expectativas para la España del Sur y el cuadrante del Noroeste, donde está Castilla y León.

 

Seguiremos la próxima semana, introduciendo en nuestro análisis algunos temas fundamentales, como el de las razones del crecimiento de Madrid, que está absorbiendo recursos de otras comunidades, por su propia dinámica, de regiones de su entorno, y esencialmente Asturias, Castilla y León, y en cierto modo también Extremadura y Castilla-La Mancha. Seguiremos pues. Y el autor agradecerá las observaciones que le hagan llegar los lectores de la Tribuna en sus diferentes ediciones castellanoleonesas.

 


[1] Diccionario Enciclopédico Abreviado, Espasa Calpe, Madrid, 1957, Tomo II, pp. 733 y 734.

[2] Ramón Tamames, Los centros de gravedad de la economía española, Guadiana de Publicaciones, Madrid, 1969.

 


[1] Vid. Instituto Nacional de Estadística, Censo de la población y de las viviendas 1960. Poblaciones de derecho y hecho de los municipios de la nación, Madrid, 1962, 104 páginas, y en la misma serie, Avance de las clasificaciones de la población obtenido mediante una muestra del 1 por 100, Madrid, 1962, 26 págs.

[2] Mi estudio concreto sobre el tema fue publicado en el n.° 32 de "Revista de Economía Política", correspondiente a los meses septiembre-diciembre de 1962, y recogido después en mi libro Cuatro problemas de la Economía Española, Ediciones 62, Madrid, 1965.

Comentarios

Abulense jubilado 06/03/2020 11:46 #1
Ramón Tamames el articulo fenomenal teoricamente pero por que no realiza una explicación de la ciudad de AVILA y los ciudadanos agradeceriamos saber cuando salimos del largo bache que economico y social nos encotramos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: