La ‘Champions’ recupera el pulso con nuevo formato y duelos intensos

DURANTE UN MES. Los enfrentamientos se reparten en cuatro semanas para aumentar la posibilidad de retransmisiones.
Santiago Aparicio (EFE)

Atravesado el paréntesis invernal que durante casi dos meses ha aparcado la competición, la Liga de Campeones de Europa echa de nuevo a andar desde mañana, con la puesta en marcha de unos octavos de final adscritos a un nuevo formato, que reparte los enfrentamientos en cuatro semanas distintas. El desenlace final de la ronda no se conocerá hasta dentro de un mes. La ida se jugará en dos semanas (dos partidos cada martes y miércoles) e igualmente la vuelta. Un formato innovador que pretende ampliar las posibilidades televisivas y satisfacer, así, sus pretensiones. Más sesiones, más retransmisiones.

Mientras, la competición se abre con dos de los choques más expectantes que deparó el sorteo. El Lyon, venido a menos, desplazado incluso de la autoridad que durante ocho años ha mantenido en Francia, recibe al Real Madrid plagado de reclamos en su nuevo proyecto y en plena persecución por la Liga que domina el Barcelona. El martes, sin embargo, reserva un partido enorme. Un clásico de la competición entre los dos equipos más representativos del torneo. Plagado de títulos. El Milán, siete veces campeón, y el Manchester United, rey en tres ocasiones, coinciden en el milanés Giusseppe Meazza.

El miércoles 17 retomarán la competición el Oporto contra el Arsenal y el Bayern Múnich con el Fiorentina. El cuadro portugués pretende ampliar sus expectativas ante el cuadro londinense, muy prometedor pero que suele estancarse a medio camino. El Barcelona, defensor del título, y el Sevilla entran en acción la próxima semana. El vigente campeón se estrena el martes 23 de febrero. Acude al Mercedes-Benz Arena para medirse al Stuttgart, aposentado en la cima de la Liga española ante un rival al margen del protagonismo competitivo en su país. Coincide con el choque entre el Olympiacos y el Burdeos, citados en el Olímpicos de Atenas.

El Sevilla forma parte del cierre de la ida de los octavos de final. El único equipo español que aspira a la conquista de los tres títulos “grandes” en juego, flamante finalista de la Copa del Rey, visita Moscú para medirse al CSKA, en plena pretemporada después de cerrar su competición como subcampeón, superado por el Rubin Kazan.