La cerveza, aliada de los deportistas

Cerveza

Un estudio, presentado en Salamanca, refleja que los deportistas de elite optan por beber cerveza después de competir.

El estudio ‘Comparación de los hábitos de consumo de bebidas con contenido alcohólico de deportistas españoles frente a población control’ recoge entre sus resultados que la “mayoría” de los deportistas de elite optan por beber cerveza con moderación después de competir o realizar entrenamientos exigentes.

 

Este trabajo, presentado en la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), recoge que, dentro de un estilo de vida saludable, la ingesta moderada de bebidas de bajo contenido alcohólico, como la cerveza, podría ser compatible con la actividad deportiva sin afectar a su rendimiento.

 

El doctor Juan Antonio Corbalán, especialista en fisiología del ejercicio y ex jugador de baloncesto profesional, del Instituto de Rehabilitación Funcional y Ciencias aplicadas al Deporte de La Salle, ha dirigido este estudio junto con los doctores Javier Marco y Cristina Fernández, del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

 

En su presentación en Salamanca también ha estado, además de Juan Antonio Corbalán,  el profesor Manuel Castillo, catedrático de Fisiología Médica de la Universidad de Granada, quien ha insistido en que no se trata de animar a la gente a su consumo pero sí de que aquellos que opten por tomar esta bebida de manera “inteligente” sepan que no les perjudica en el rendimiento y que sí les puede ayudar a un mayor nivel de bienestar.

 

Esta investigación ha relacionado por primera vez los hábitos de consumo e ingesta de líquidos entre deportistas profesionales, aficionados y una muestra homogénea de personas que no realizan actividad física apreciable.

 

Sin embargo, a pesar de las diferencias de actividad deportiva entre los tres grupos estudiados, según el estudio, la cerveza es la bebida con contenido alcohólico consumida de forma moderada por todos los participantes después de la realización del ejercicio físico, ha explicado Corbalán.

 

El doctor ha recalcado, durante su presentación en Salamanca, que su ingesta moderada puede incluirse en la dieta habitual de los deportistas y que la media de este consumo puede estar en torno a una cerveza por jornada.