La cereza es la fruta estrella de temporada, ¿cuáles son sus beneficios?

Cerezas

Entre las frutas de esta temporada destaca la cereza, cuyo periodo comienza en abril y termina más o menos en julio. Se trata de una fruta fácil de comer y de limpiar, así como de llevar. 

Cada 100 gramos de cerezas aportan 13,5 gramos de hidratos de carbono y 1,5 gramos son fibra. Su componente mayoritario es agua, contiene 83,7 gramos aproximadamente. Respecto a las vitaminas y minerales, destacan por su contenido en ácido fólico (8 microgramos) y de potasio (255 miligramos). Y su color morado particular se debe a las antocianinas, unos flavonoides de grandes propiedades depurativas, antioxidantes muy poderosos.

 

Al igual que otras frutas, su índice glucémico es de 25 y las cerezas contienen en 100 gramos de peso neto una unidad de hidratos de carbono (principalmente azúcares) por lo que generalmente pueden ser consumidas por personas con diabetes, siempre que ajusten su ingesta.

 

Las cerezas, al igual que otras frutas, verduras, hortalizas, legumbres o frutos secos, que también contienen potasio, son necesarios en el manejo de la hipertensión arterial.

 

CÓMO CONSUMIRLAS

 

La tradicional forma de consumo es en crudo una vez lavadas, o mezcladas con yogur natural, en este caso lo aconsejable es retirar el hueso y dejar macerar unas horas para que las cerezas liberen al yogur su propio azúcar. También se puede consumir acompañando a otras frutas, por ejemplo en una macedonia que podemos aderezar con media naranja exprimida, o combinadas con frutos secos crudos sin sal, así como en ensaladas frías o templadas.

 

Los expertos destacan que una ración individual debe tener un peso bruto de unos 265 gramos (120-150 gramos de peso neto). Y, en general, se debe de alternar entre diferentes tipos de fruta, evitando centrarse sólo en un tipo o dos, por lo que una ración al día de cerezas está bien.