La carísima broma de simular unos sanfermines en una de las zonas más afectadas por la Covid-19

Imagen del vídeo difundido por los sanfermines simulados de Covaleda.

Los vecinos de un pueblo de Soria que simularon un encierro en pleno estado de alarma, multados: cada uno de los participantes ha pagado 1.500 euros.

La fecha del 7 de julio está y estará siempre asociada a una de las fiestas más universales: los conocidísimos Sanfermines. La millonaria celebración está suspendida este año por la crisis del coronavirus: las aglomeraciones festivas como la de Pamplona son caldo de cultivo para los temidos rebrotes y muchos aficionados lo han entendido. Sin embargo, ha habido quien ha 'jugado' con los encierros en pleno estado de alarma y ahora van a pagar un precio, y va a ser carísimo.

 

Se trata de los participantes en los encierros simulados de San Fermín el pasado mes de abril en Covaleda, provincia de Soria. Las redes sociales sacaron a la luz la ocurrencia de un grupo de vecinos que utilizaron una calle de esta localidad para hacer su propio encierro. El problema es que lo hicieron a comienzos de abril, en pleno estado de alarma, con todo el país confinado y con Soria como uno de los focos más preocupantes de la enfermedad.

 

En el acto participaron, por las imágenes del vídeo difundido, ocho personas: seis vestidas de corredores, una disfrazado de toro y un último asistente que hacía el papel de pastor del astado.

 

Los participantes fueron identificados inmediatamente por la Guardia Civil que procedió a denunciarles y a notificarles que habían incumplido el decreto del estado de alarma. Tras su tramitación, la delegación del Gobierno en Castilla y León ha confirmado a TRIBUNA que han sido multados con 3.000 euros por una conducta sancionada con entre 600 y 30.000 euros. Según las mismas fuentes, cada uno de los 8-10 participantes ha saldado la sanción pagando 1.500 euros al acogerse a la reducción del 50%.