La capital, Béjar y Ciudad Rodrigo lideran la pérdida de población de Salamanca por debajo de los niveles de 1996

Por el contrario, localidades del alfoz como Santa Marta, Carbajosa, Villares y Cabrerizos experimentan crecimientos de población de hasta 5.000 habitantes en estos 16 años.

El envejecimiento de la población, las escasas oportunidades en el mundo rural y la crisis económica, entre otros factores, han provocado que la provincia de Salamanca pierda población a pasos agigantados y sitúa este baremo por debajo del año de referencia, 1996.

 

Así lo indican los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que reflejan que hace 16 años Salamanca contaba con 353.020 habitantes y en la actualidad, al cierre de 2012 este cifra ha descendido hasta los 350.564 ciudadanos, un descenso liderado por la capital y las localidades de Béjar y Ciudad Rodrigo.

 

De hecho, la capital salmantina es la que más habitantes ha perdido en este periodo de tiempo (1996-2012), pasando de los 159.225 del año de referencia a los 152.048 de la actualidad, lo que supone un descenso de más de 7.000 personas en una capital con un nivel poblacional bajo en comparación con el conjunto de España. Además, la capital solo superó el nivel del año 1996 en los ejercicios 2004 (160.415), 2005 (160.331) y 2006 (159.754) para iniciar después un vertiginoso descenso.

 

Algo parecido ocurre con Béjar y Ciudad Rodrigo. En el primero de los casos, la ciudad textil cuenta en la actualidad con 14.408 habitantes, por los 16.662 del año 1996, nivel que nunca ha vuelto a alcanzar en ese periodo de tiempo.  Además, desde 2001 encadena bajadas en las cifras de su padrón municipal.

 

Por su parte, Miróbriga  acoge en su seno a 13.646 ciudadanos, casi 1.300 menos de los 14.901 con los que contaba en 1996 y con una pérdida irregular de población que se ha acrecentado en los últimos tres años. También pierden habitantes otras localidades de relevancia como La Fuente de San Esteban, Fuentes de Oñoro o Ledesma, entre otras de una menor relevancia poblacional en la provincia.

 

La cara, los municipios del alfoz 

 

En el lado opuesto se encuentran localidades que no dejan de crecer con el paso de los años debido a su proximidad a la capital y a un mayor nivel de vida de los ciudadanos porque los impuestos, el precio de una vivienda y el coste de la vida en general es mucho menor al que existe en la capital.

 

Por ello, la localidad que más significa este crecimiento es Carbajosa de la Sagrada que ha aumentado su nivel poblacional en más de 5.000 habitantes en los últimos 16 años, pasando de los 1.126 de 1996 hasta los 6.528 actuales y con previsiones de un mayor crecimiento con el paso de los años debido a los buenos servicios con los que cuenta y su cercanía con la capital.

 

Algo parecido ocurre con Santa Marta de Tormes, que casi es ya una prolongación de la capital y que acoge a un total de 14.920 ciudadanos en la actualidad por los 9.382 con los que contaba en el ejercicio 1996, y es que esta localidad cuenta con todos los servicios y una gran independencia de gestión de sus recursos.

 

También destacan en este apartado Villamayor, que ha pasado de 2.337 habitantes a 6.683; Cabrerizos (de 1.545 a 4.070); o Villares de la Reina, cuyo crecimiento aún puede ser mucho mayor, pasando de los 1.920 habitantes de 1996 hasta los 6.033 actuales.

 

Con estas cifras y dadas las perspectivas actuales, el crecimiento de la población en una provincia como Salamanca está casi descartado en estos momentos, tal y como refrendan estos datos a lo largo de los años.