La Cámara no renovará el convenio de colaboración con la Diputación y el Irnasa

El funcionamiento de la Cámara incorporará recortes económicos (Chema Díez)

Aurelio Pérez destacó que el salón de plenos de la Cámara Agraria será un aula formativa, el despacho del presidente desaparecerá y las dietas de la Comisión Gestora de los meses de julio, agosto y septiembre (cuando se puedan cobrar) irán destinadas la Banco de Alimentos de Salamanca.

La Cámara Agraria de Salamanca ha marcado una línea de trabajo basada en los recortes y la obtención de ingresos de locales vacíos o de la venta de patrimonio de la institución. Una de las primeras medidas que tomará Aurelio Pérez es la no renovación del convenio con la Cámara Agraria y el Instituto de recursos naturales de Salamanca (Irnasa) para la promoción de los productos agroalimentarios de calidad y el análisis de suelos y de cereales para los agricultores.

 

"Es una pena no poder continuar con este convenio proque es algo que puse yo en marcha cuando goberné entre 2002 y 2007 pero la situación económica de la institución no lo permite", señaló Aurelio Pérez, investido nuevo presidente. No hay que olvidar que en este convenio, la Diputación aportaba 9.000 euros y la Cámara 3.000, mientras que el Irnasa, todos los medios materiales necesarios.

 

Por tanto, el análisis de los suelos y la presencia de la Cámara en las ferias nacionales e internacionales queda en entredicho debido a la no renovación de este convenio.

 

Pero los recortes y las medidas no que dan ahí. Aurelio Pérez destacó que el salón de pleno como tal desaparecerá y esa sala pasará a ser un aula de formación para la gente del campo, "igual que el despacho del presidente que se puede usar para otros fines como la celebración de los plenos".

 

Asimismo, Pérez destacó que quiere convertir esta institución en un foro "de diálogo entre los agricultores y ganaderos", intentando conseguir ingresos con el alquiler de varios locales en Salamanca o la venta de una parte del patrimonio de la Cámara.

 

Tampoco se olvidó de las JUntas Agropecuarias Locales (JAL) que "cumplen una función principal en la provincia para la gestión de todos los recursos de los agricultores y ganaderos que se dedican al campo".

 

En cuanto a las dietas que percibirán los plenarios y el presidente, "éstas se ceñirán solo a lo que marca la legalidad vigente, con 42 euros en gastos de representación para cada vocal y 275 para el presidente (menos el 42% de IRPF)", con el fin de disminuir los gastos al máximo, ya que la ayuda de la Junta no alcanza los 80.000 euros con los recortes efectuados.

 

Otro de los objetivos de Pérez es la recuperación de las cañadas reales y los caminos que "usan muchos ganaderos de la provincia, para lo que iniciaremos un diálogo con el servicio de Medio Ambiente de la Junta", concluyó.