La Cámara 'funde' a dos secretarios en un mes y prepara la 'colocación' de Emilio Checa

La nueva directiva quema en pocos días al secretario general y a su sustituta, que ha renunciado a ejercer el cargo. Funciona sin nadie que pueda redactar y firmar sus actos legalmente. La ocasión 'huele' a maniobra para colocar al 'supersecretario' Emilio Checa.

En su 'semana de los 100 días', la nueva directiva de la Cámara de Comercio de Salamanca ha presumido de la buena marcha de su gestión en todos los aspectos: nóminas pagadas, deuda '0' con los proveedores, presupuesto 2017 en ciernes... Sin embargo, no es 'oro todo lo que reluce', al menos, no lo parece. Hace sólo unas semanas, veía como le cortaban la luz por impago en el Vivero de Ciudad Rodrigo (y ha estado cerca de ocurrir en el resto de sus sedes), también tendrá que tragar con una ley regional que va a dejar a su directiva sin nada que decidir, las cuentas sobreviven sólo por la ayuda institucional y, mientras tanto, sigue cuestionando etapas pasadas. Con todo, el mayor problema lo tiene en su propia organización, y lo tiene ya.

 

Hace unos días se conoció la baja de su histórico secretario general, la primera del 'equipo' de Benjamín Crespo. Sin embargo, no ha sido la única. En pocos días ha sumado una segunda baja que pone a la Cámara en una difícil situación, pero que su presidente puede aprovechar para hacer la jugada en la que todo el mundo está pensando. De momento, lo que tiene es un problema para poder elaborar siquiera sus propias actas, porque a día de hoy no tiene a nadie que las pueda firmar legalmente.

 

 

SIN SECRETARIO Y SIN SUPLENTE

 

En el pleno de la semana pasada, se confirmó la baja de Gabriel Hortal. Y este es un problema serio. El secretario general es una autoridad imprescindible en la institución cameral porque es el encargado de dar validez a sus acuerdos. Para empezar, es el facultado para llevar el desarrollo de un pleno e informar del estado de cuestiones ya aprobadas.  Y es el único autorizado para redactar las actas de los plenos y su posterior custodia. Es un cargo nombrado por el pleno y debe ser titulado superior. Según la normativa, en ausencia del secretario general existe la figura del secretario accidental, trabajador del personal de la Cámara que hace sus funciones de manera excepcional. Sin embargo, este recambio también ha fallado.

 

Se trata de Marta Civis, responsable de la asesoría a empresas de la Ventanilla Única durante años, y que tenía que ejercer como secretaria accidental ante la ausencia de Hortal. Sin embargo, ha decidido renunciar a esta responsabilidad. Así lo hizo saber a los asistentes al pleno. Sin embargo, sí que redactó el acta de la reunión anterior, a pesar de que no estuvo presente en dicha reunión. Esto permitió aprobar el contenido de la anterior reunión, que sólo puede refrendarse en la reunión inmediatamente siguiente. Y también firmó el acta del último pleno tras haber anunciado que no ejercería más como secretaria accidental.

 

Ante esta tesitura, la Cámara carece ahora mismo de personal facultado para ejercer como secretario y redactar actas de sus reuniones, que podrían ser impugnadas si se elaboran o firman por cualquier otra persona no habilitada. Y no sólo no tiene secretario, sino que también ha quemado su segundo cartucho, el de la secretaria accidental. Ambos han sucumbido a la presión, y según diversas fuentes, también a los malos modos de la nueva directiva que podría estar buscando un resquicio para hacer el nombramiento que todo el mundo sospecha. Unas presiones que podrían no ser casuales y responder a una estrategia previa con un objetivo concreto.

 

 

LA OPCIÓN CHECA

 

Se trata de colocar al 'supersecretario' Emilio Checa. Una de las primeras decisiones de Crespo como presidente fue 'encajar' al andaluz como asesor del comité ejecutivo de la Cámara como paso previo a 'colocarlo' como cargo a sueldo en la institución. El motivo sería la falta de fondos en Aesco, donde la huída de socios hacia Asecov (la asociación del sector en Confaes) estaría dejando a la organización de Crespo sin fondos para pagar el sueldo de Checa. La perspectiva de tener que pagar los 368.000 euros que le reclama Confaes vaciará sus cuentas hasta el punto de hacer imposible afrontar los emolumentos del secretario general. El nombramiento en la Cámara sería una alternativa y ya estaría planificada. No fue posible hacerlo como secretario general porque la Cámara ya tenía nombrado un titular y a una secretaria accidental. Pero en pocas semanas las presiones sufridas han desembocado en la renuncia de ambos y han despejado el camino para el nombramiento de Checa.

 

Un nuevo nombramiento consagraría a Checa como 'pluripagado' a sueldo de todas las organizaciones empresariales salidas del intento de Alfonso Fernández Mañueco por controlar también esta parcela. Además de secretario general de Aesco, Checa lo es de la nueva patronal 'paralela' de la construcción, miembro de la patronal 'impostora' CES, participante en todo tipo de mesas municipales... Sumaría un cargo más, y lo que es más importante, se aseguraría un sueldo importante ahora que la Cámara se va a ahorrar el de Hortal mientras dure su baja y cuando llegue su ya próximo retiro.

 

Eso sí, su presidente tendrá que hacer una nueva maniobra para nombrarlo. Tendría que ser como secretario accidental, ya que no hay vacante porque el titular sólo está de baja. Sería convertir un cargo orgánico de una institución de derecho público como la Cámara en un contrato mercantil y 'poner a sueldo' a Checa directamente. Su entrada definitiva es más difícil. Según el artículo 64 de los estatutos de la Cámara, la convocatoria de la plaza vacante del secretario general deberá ser pública, con garantía de los principios de igualdad, mérito y capacidad, y sus bases deben ser aprobadas por el pleno, pero también por la institución tutelante, en este caso, la Junta de Castilla y León. 

Noticias relacionadas